jueves, 02 de julio de 2020

EL COLECTIVO LAMENTA QUE EN NAVIDADES SE PONGA EL ACENTO EN LAS CUESTIONES SENTIMENTALES, PERO QUE NO SE HABLE DE LAS DIFICULTADES DE SU DÍA A DÍA

Marea Granate pide a la prensa que no frivolice con la emigración y que refleje sus problemas

Miembros de la Marea Granate durante una protesta en Bruselas.
Miembros de la Marea Granate durante una protesta en Bruselas.

La navidad es tiempo de reencuentro. Así lo bombardean sin pausa anuncios y medios de comunicación a la llegada de la navidad. Uno de los colectivos de los que más se echa mano en estas fechas es el de los emigrantes. Las imágenes de jóvenes y mayores en aeropuertos y estaciones de tren, que "vuelven a casa" están en la memoria colectiva del país. Por este motivo, desde la plataforma Marea Granate, que aglutina a españoles que se han visto obligados a salir de España para encontrar un trabajo, se lucha estos días por evitar que se mantengan estos cliches y el estereotipo "sensiblero" que evita poner luz sobre los problemas del colectivo.

De hecho, desde Marea Granate se ha enviado un comunicado a diferentes medios de comunicación en los que se aboga por una "información responsable". El colectivo, surgido de la nueva generación de emigrantes, hace un llamamiento a los medios "por un tratamiento informativo responsable, que no se centre en destacar aspectos emocionales sino en nuestros problemas y retos así como en las causas políticas y económicas que nos fuerzan a emigrar".

En su comunicado, Marea Granate, señala que "la elevada e incesante tasa de emigración de los últimos años" hace que la emigración esté presente en gran parte de los hogares del país. Sin embargo, más que en los aspectos sentimentales, los españoles residentes en el exterior quieren que la prensa refleje "las causas políticas y económicas que han provocado nuestra situación en particular, así como el deterioro de derechos de la población residente en España en general".

Es por este motivo, por el que los socios de Marea Granate siguen viendo con "cierta perplejidad" cómo "en estas fechas se nos requiere continuamente para ofrecer testimonios, especialmente televisivos y radiofónicos, de reencuentros familiares; entrevistas en las que no se suele preguntar por las causas que nos han forzado a emigrar, ni tampoco por los recortes de derechos sociales y políticos que nos afectan directamente como colectivo de emigrantes".

"Por eso, queremos hacer un llamamiento a los medios de comunicación y apelar a la ética deontológica de los profesionales de la información, para que no se busque incrementar la cuota de pantalla ni conseguir audiencia a nuestra costa, con el simple reclamo emocional, sin mencionar siquiera la raíz del problema".

Entre estos problemas, la nota destaca la exclusión del colectivo emigrante de la atención sanitaria y las dificultades para poder votar en las próximas elecciones.

"Más importante que preguntarnos si echaremos de menos el turrón y los polvorones, es que nos dejen contarles la precariedad laboral que sufrimos y el desamparo por parte de la Administración en el exterior. Más importante que preguntarnos si en nuestro país de acogida se toman uvas en Nochevieja, es denunciar que no somos ni "aventureros" ni "turistas del bienestar" sino que nos hemos tenido que ir en busca de trabajo. Además, en muchos casos, esa búsqueda es muy difícil y desgasta muchísimo. Y en algunos países como Alemania o Reino Unido, también nos quieren echar si no conseguimos un empleo en un plazo de tiempo concreto", señala el comunicado.