Sábado, 14 de diciembre de 2019

Lorena Lores: una voz para la emigración gallega

Lorena Lores
Lorena Lores

"Unha escada de herba / do monte ourensán / vin baixar os anxos por te ver bailar. / Baila meu amor / e volta de novo a bailar / e vive a maxia do pobo ourensán. / Burgas, ríos, pontes / cultura ancestral / pura ourensanía / non a esquecerás”.

Los versos corresponden a “La Ourensanía”, canción con la que la cantautora gallego-argentina Lorena Lores da cuenta de su sentir como protagonista del flujo migratorio entre Galicia y Buenos Aires, y con la que también interpreta el sentir de tantos gallegos que conformaron su quinta provincia al otro lado del Atlántico.

“La Ourensanía” es “un homenaje a Ourense pero también a poetas como Castelao, Curros Enríquez o Luis González Tosar. Este último representa perfectamente el sentir de los emigrantes porque creció en Buenos Aires. Es la galleguidad de la diáspora”, asevera Lores, que hará gala de su canto el lunes 11 de noviembre precisamente en la entrega de los premios “Ourensanía”. 

Hija de gallegos originarios de O Grove (Pontevedra), Lorena creció dentro de la colectividad gallega de Buenos Aires y, con sus obras, pone el foco en el intercambio cultural entre quienes viven a ambos lados del Atlántico. Esto ocurre en puestas como su recién estrenada “Galicia encantada”, un infantil en el que integra a los niños porteños para aprender desde qué es una muñeira hasta cómo cantar al ritmo de un fagot. O “Duas Beiras”, donde resalta el cruce entre las dos culturas con las que se formó. 

“Mi trabajo es una forma de homenajear el encuentro de las culturas gallega y argentina, fruto de la epopeya colectiva que significó la emigración –resume-.

Aludo siempre a este tema porque es lo que yo soy; me crié dentro de la colectividad gallega, aprendí a cantar en gallego y luego me fui volviendo porteña, una porteña extraña”.

Con su tiempo repartido entre Buenos Aires y Vigo, dice que la reivindicación de las raíces gallegas está asegurada en la otra orilla. “Si bien cambió el mapa migratorio, son cientos de miles los gallegos y descendientes; no son solo los que aparecen en el padrón y votan –puntualiza-. Se está dando en toda la diáspora a nivel mundial un resurgir cultural a través de los nietos y los bisnietos, que tienen ganas de reencontrarse con sus raíces”.