viernes, 23 de octubre de 2020

Juan Manuel de Hoz, portavoz de CeDEU: "Nuestras reivindicaciones van a llegar hasta donde sea para ser reconocidos como españoles"

En el centro Juan Manuel de Hoz, portavoz de CeDEU, con la senadora Sara Vila a la izquierda y Danthe Menes a la derecha
En el centro Juan Manuel de Hoz, portavoz de CeDEU, con la senadora Sara Vila a la izquierda y Danthe Menes a la derecha

Juan Manuel de Hoz, portavoz de CeDEU:

"Nuestras reivindicaciones van a llegar hasta donde sea para ser reconocidos como españoles"

Hace años que CeDEU lucha por una Ley de Nacionalidad que integre a los excluidos en las sucesivas leyes. ¿En qué situación se encuentra su demanda?

La iniciativa legislativa fue aprobada por el Senado, pero no ha conseguido iniciar el trámite parlamentario. Una convocatoria precipitada de elecciones lo impidió en primera instancia y posteriormente se ha ido postergando.

¿A qué cree usted que responde el retraso?

La realidad es que no lo sabemos y lo desconocemos, pero intuimos que puede estar habiendo una traba del PSOE desde el senado que no permite llevar a debate la ley registrada en senado. Es llamativo que ahora se esté intentado ir por la ley de memoria democrática presentada por el Gobierno, donde nos consta que se están haciendo muchos esfuerzos internos para mejorar y ampliar el punto de nacionalidad que actualmente es muy muy vaga, difusa y que puede cometer los mismos errores que la ley de memoria de 2007. Y suceptible a matices de una instrucción posterior. De hecho esta vez la redacción se dirige solo al exilio político, dejando los cuatro supuestos excluidos nuevamente afuera. 

Podemos se ha implicado en su demanda, y a pesar de que otros partidos parecen están de acuerdo con su reivindicación, no acaban de ponerse de acuerdo. ¿Porqué cree que ocurre esto? 

Desconocemos. El compromiso está pero de momento el único partido que está impulsando esta cuestión es Podemos. Desde Cedeu hemos hablado con todos los grupos, todos, y había un consenso muy grande entorno a la ley del senado. Esperemos que si Podemos no consigue perfeccionar el punto de nacionalidad en la Ley de Memoria Democrática, lleva a debate la ley del Senado donde creemos que para dicho texto hay más consistencia de apoyos.

Explíquenos…¿Qué se repararía con la aprobación de esta Ley?

La ley repararía los cuatro supuestos de descendientes historicamenre excluidos de su nacionalidad española. Estos son: 

Nietos de mujeres, independientemente si conservaron o perdieron su nacionalidad

Hijos mayores de a quienes les fue reconocida la nacionalidad de origen en virtud del derecho de opción estipulado en la ley 52/2007

Nietos que la perdieron por no ratificarla a su mayoría de edad

Nietos de españoles que debieron nacionalizarse al país de acogida para tener un sustento económico en destino

No obstante el texto tiene una mirada integradora, donde se incluyen también los supuestos incorporados en anteriores leyes, al nivel que otros países tienen con sus connacionales en el exterior como Italia, Portugal y Francia, entre otros , y de la que España carece. 

¿Qué coste tendría para el Estado español?

Cero. Literalmente 0. Nunca una ampliación de la legislación de nacionalidad, de las más de 7 que tuvo España, generó un incremento en gastos sociales ni un aumento en la emigración de los nuevos españoles hacia territorio Español. De hecho durante la tramitación de la última reforma en esta materia, la disposición adicional 7ª de la Ley 52/2007, se calculaban 3 millones de nuevos españoles en medios de comunicación alarmistas y carentes de rigurosidad advirtiendo de efectos llamada. Sin embargo la realidad y las cifras oficiales acabaron desmintiendo el falso alarmismo, lo que puede ser corroborado en el BOCG (Respuesta del Gobierno a Pregunta Escrita identificada como 184/029215, BOCG. Congreso de los Diputados Núm. D-454 de 08/05/2014 Pág.: 259 ), donde donsta que al cierre de la Ley bajo la que se amplió la nacionalidad a descendientes por última vez, 300 mil accedieron a la nacionalidad, es decir un 10% de los cálculos más alarmistas.

Tampoco existiría un colapso de expedientes en juzgados españoles dado que de acuerdo a lo dispuesto en la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil, en sus artículos 20, 22 y 23 donde establece que los Consulados ofician de registros civiles en el extranjero, en cuanto a la tramitación y resolución de expedientes iniciados por nacionalidad fuera del territorio español. Los expedientes trabados de nacionalidad son expedientes referidos a nacionalidad por residencia, que se encuentran incluso trabados en juzgados españoles, situación diferente a la de los descendientes que siempre fueron iniciadas y resueltas en sedes consulares.

Además es dable destacar que los consulados cuentan con un sistema informatizado para administrar las citas de los solicitantes a la nacionalidad, de acuerdo a sus capacidades, recordando que durante la última reforma (disposición adicional 7ª de la Ley 52/2007) se destinó una partida de 4 millones de euros para ajustar la atención a todas las solicitudes recibidas durante la vigencia temporal (2009 a 2011 de acuerdo a lo estipulado en los Presupuestos) para todos los consulados españoles.

Es de considerar que ya residen en el exterior 1.800.000 españoles, muchos de los cuales han accedido a su nacionalidad como descendientes a través de anteriores reformas normativas, y jamás supuso la insostenibilidad en la atención consular, ni emigraciones masivas al territorio español ni desborde en la atención o en gastos de prestaciones sociales, puesto a que las mismas van únicamente dirigidas a los españoles nacidos en España o que hayan cotizado 10 años en territorio español, de acuerdo a lo estipulado en el artículo 2 del Real Decreto 8/2008 y en la Orden TAS 874/2007. Respecto al ingreso mínimo vital, es imposible que esta ley signifique un aumento de partida porque para acceder al beneficio se debe residir en España un año y con actividad remunerada y registrada, aportando en el sistema impositivo y un ingreso por grupo familiar. 

Hay quien cree que su aprobación supondría una avalancha de nacionalizaciones. ¿Es cierto? 

Si es totalmente cierto. Sectores de Gobierno calculan 6 millones, una cifra disparatada desde cualquier ángulo.

Primero, ya residen en el exterior 1.800.000 españoles, muchos de los cuales han accedido a su nacionalidad como descendientes a través de anteriores reformas normativas, y jamás supuso la insostenibilidad en la atención consular, ni emigraciones masivas al territorio español ni desborde.

Segundo, de las 7 reformas ninguna superó a 300.000 casos. Incluso en la anterior reforma calculaban 3 millones y fue solo un 10 por ciento de ese cálculo .

Tercero, en 2018 nos decían que íbamos a ser 2 millones, y ahora nos hablan de 6. No creo que ese razonamiento esté motivado en cálculos serios, sino en intereses cruzados que pueden ser dañado por este tipo de leyes tales como despachos de extranjeria que verían mermado su negocio con estas leyes, ya que con tener todos los papeles que demuestren el vínculo familiar con España, no hay que pagar absolutamente nada. Nos tememos que estemos en medio de esa presión de despachos jurídicos haciendo "lobby" para con el Gobierno o por dentro de él para andar con ese tipo de saltos de cálculos, cuando en los hechos está todo desmitificado. 

Acá no estamos hablando de nuevas generaciones en ser reconocidas sino en medias generaciones donde dentro de núcleos familiares españoles un hijo o nieto son españoles y otros no. 

¿Hasta donde van a llegar con sus reivindicaciones? 

Hasta donde sea para ser reconocidos como tales. Estamos hace 10 años en este camino, donde hemos aprendido mucho, y nos guía la transparencia. No tendremos inconvenientes en decir donde están los problemas o quienes están haciendo lobby en contra, con tal de que salga la ley. 

Existe cierto grado de malestar entre nuestros emigrantes, que consideran que el Gobierno español no atiende sus demandas, y que éstas simplemente se guardan en los cajones de algún despacho. ¿Comparte este planteamiento?

Totalmente. Existe un cierto olvido o despreció hacia las instituciones españolas en el exterior. Los CRE's están muy cansados de tanta lucha y aun siguen dándola. Creo que hacen un gran trabajo pero que con el tiempo deberán incorporarse personas jóvenes que puedan seguir esas luchas como el voto, que no se ha movido ni un ápice, y este tema de nacionalidad. 

¿Tienen puestas sus esperanzas en los nuevos responsables de emigración?

Si. En estas autoridades nuevas si, porque sabemos que son muy receptivas y dispuestos a hablar por este tema. El problema, hasta donde sabemos, no está viniendo de Migraciones, sino de algún sector o técnico de la Vicepresidencia. Vamos a dar todos los aportes y argumentos técnicos sólidos para que nos acompañen y despejen sus dudas y estamos disponibles siempre para conversar. 

 Juan Manuel de Hoz - Portavoz de CeDEU