martes, 05 de julio de 2022

Japón reducirá la cuarentena a 3 días en marzo y aumentará número de llegadas al país

Vista de Tokio.
Vista de Tokio.

Agencia EFE

Japón reducirá a 3 los días de cuarentena obligatoria por la covid-19 a partir del 1 marzo y aumentará el número diario de personas que podrán llegar al país, anunció el primer ministro japonés, Fumio Kishida.

"Ahora que tenemos más conocimiento acumulado sobre ómicron, vamos a aliviar gradualmente las restricciones fronterizas", dijo el jefe del Ejecutivo nipón en una rueda de prensa en la que habló sobre la situación epidémica en el país y su política migratoria.

Japón establece actualmente una cuarentena de 7 días para personas procedentes de más de 80 países, con una estancia obligatoria en instalaciones designadas por el Gobierno de entre 3 y 6 días, en función de la propagación del virus en el territorio de origen, y el cumplimiento del resto del período en un alojamiento privado.

A partir del 1 de marzo el período de cuarentena se reducirá a 3 días y las personas que cumplan ciertos requisitos, como que sus países de procedencia no estén registrando muchos casos, que hayan recibido la dosis de refuerzo de la vacuna de la covid y den negativo en su test al aterrizar, podrán quedar exentos.

Japón ha aprobado hasta el momento únicamente las vacunas de Pfizer, Moderna y AstraZeneca, por lo que el número de dosis recibidas deberá ser de tres para la exención.

Además de la reducción de cuarentena, el país aumentará a partir del próximo mes el número de entradas diarias al territorio desde las 3.500 personas actuales a 5.000, y apunta a un incremento de la entrada de extranjeros, muy limitada actualmente.

"Bajo la responsabilidad de las empresas y organizaciones pertinentes, vamos a aceptar la entrada de nuevos extranjeros, menos turistas, y el papeleo se simplificará con un sistema en línea", dijo Kishida sin ofrecer una fecha concreta para la emisión de nuevos visados, suspendida actualmente.

Japón endureció sus restricciones fronterizas a finales del pasado noviembre tras la detección de ómicron, prohibiendo la entrada en el país de cualquier persona con nacionalidad extranjera sin estatus propio de residente. También anuló la validez de ciertos visados y paralizó la emisión de nuevos.

Esto en la práctica veta en principio la entrada de nuevos residentes, estudiantes, investigadores, viajeros de negocios, parejas y familiares de personas que se encuentran en el país, y cuya llegada se espera que aumente tras la relajación fronteriza.

Unos 150.000 estudiantes siguen a la espera para entrar en el país, una cifra varias decenas de miles superior si se tienen en cuenta otros profesionales, parejas y familiares de residentes.

Japón atraviesa su sexta ola de covid, en la que ha venido registrando cerca de 100.000 nuevos casos diarios, y que mantiene a más de dos tercios de las 47 prefecturas del país bajo un "cuasi estado de emergencia" que permite a las autoridades locales imponer restricciones al horario comercial y el aforo de grandes eventos.

El país llevaba acumulados hasta este jueves más de 4,1 millones de contagios desde el estallido de la pandemia, con 20.967 muertes vinculadas al patógeno contabilizadas.