lunes, 04 de julio de 2022

El Instituto Cervantes ansía reimplantación de la Ley del Español en Brasil

MADRID, 18/03/2021.- El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, comparece en la rueda de prensa este jueves en la sede del Instituto en Madrid con motivo del 30 aniversario de la institución. Durante este acto, se presentó un balance del Instituto Cervantes durante estas tres décadas. "30 años creando hispanistas" es el lema de la campaña institucional con la que el Instituto celebra sus primeras tres décadas de vida. EFE/Rodrigo Jiménez.
Foto de Archivo. El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, en una rueda de prensa en la sede del Instituto en Madrid con motivo del 30 aniversario de la institución. EFE/Rodrigo Jiménez.

Carlos A. Moreno - Agencia EFE

El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, defendió que Brasil analice la posibilidad de reimplantar la llamada Ley del Español, que obligaba a las escuelas del gigante latinoamericano a ofrecer la enseñanza de la lengua de Cervantes como segundo idioma.

"Celebraríamos enormemente que la política brasileña volviese a repensar la utilidad de la Ley del Español", aseguró en entrevista a Efe el poeta y ensayista español que está al frente del Instituto Cervantes desde 2018.

García Montero, que inició este lunes su segunda visita a Brasil en menos de seis meses, afirmó que tanto el Instituto Cervantes como la embajada de España en Brasilia están muy interesados en el relanzamiento de la ley.

La Ley del Español fue implantada en 2005 por el Gobierno del entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva, favorito a vencer las elecciones presidenciales de octubre próximo, y derogada en 2017 por Michel Temer en el marco de una reforma educativa que tan sólo preservó el inglés como obligatorio en el currículo escolar y dejó a las demás lenguas extranjeras como facultativas.

Desde entonces la obligatoriedad de las escuelas de ofrecer español quedó a criterio de los gobiernos regionales, cinco de los cuales (Paraná, Amazonas, Río Grande do Sul, Rondonia y Paraíba), en su mayoría fronterizos con países de lengua española, ya establecieron la obligatoriedad.

Otros estados también discuten leyes semejantes, incluyendo Sao Paulo y Río de Janeiro, al tiempo que gana fuerza un movimiento que presiona para que la ley sea reimplantada a nivel nacional, asunto que García Montero discutió en una reunión que tuvo en febrero con diferentes legisladores brasileños en Brasilia.

"Por desgracia fue una ley que se cortó antes de que pudiera dar todos sus frutos. Era una ley muy útil y objetiva. Brasil es un punto de referencia fundamental en Latinoamérica y en ese sentido es lógico que se le ofrezca a los escolares brasileños la posibilidad de estudiar la lengua que se habla desde México hasta el sur del continente y en casi todos sus países vecinos", dijo.

García Montero agregó que, en los últimos años, y coincidiendo con la derogación de la ley, aumentó significativamente el número de brasileños interesados en estudiar español en el Instituto Cervantes y en certificar sus conocimientos de español en los exámenes ofrecidos por el Instituto.

El ensayista español reconoció que uno de las causas de la derogación de la ley fue la escasez de profesores de español en Brasil, ya que se calculaba que serían necesarios unos 200.000 para todas las escuelas de secundaria, pero afirmó que el Cervantes está dispuesto a colaborar en la formación de profesores.

Recordó que antes de que la ley fuera derogada, algunos centros del Cervantes en Brasil ya analizaban proyectos para capacitar profesores de español que finalmente no salieron del papel.

"La necesidad de formar profesores es muy clara, especialmente si se reimplanta la ley. Y estamos dispuestos a colaborar", dijo.

García Moteiro agregó que esa necesidad no es exclusiva de Brasil debido a que hasta el propio British Council aconsejó recientemente que los alumnos ingleses estudien español como segunda lengua, algo que se ha extendido a otros países europeos.

"Buena parte de nuestro trabajo ahora mismo en países como Alemania es capacitar antiguos profesores de otras lenguas extranjeras como profesores de español. Podemos proveer profesores en las redes de colegios de los países en que trabajamos", aseguró.

García Montero afirmó que Brasil, por su importancia en Latinoamérica y los lazos culturales e históricos, es una de las prioridades del Cervantes y el país con mayor número de centros del Instituto en el mundo, con ocho sedes en diferentes ciudades.

Agregó que su nuevo viaje a Brasil prevé la firma de acuerdos de cooperación para que los centros del Cervantes también estén al servicio de instituciones culturales brasileñas.

Dijo igualmente que Brasil es un país clave en los proyectos que el Cervantes trabaja en conjunto con el Instituto Camoes de Portugal para difundir tanto el español como el portugués a nivel mundial.

"Queremos conformar una comunidad iberoamericana en la que los proyectos puedan multiplicarse. Somos una comunidad con 850 millones de hablantes nativos (de español y de portugués) y trabajamos para que nuestros idiomas tengan importancia también en los negocios y en la ciencia y la tecnología", sostuvo.