martes, 24 de noviembre de 2020

La Iglesia de San Francisco sale en defensa de Fray Junípero Serra, cuestionado en California

El arzobispo de San Francisco, Salvatore Cordileone, en el interior de la catedral Santa María de la Asunción, en San Francisco, California (EE.UU.). EFE/Marc Arcas
El arzobispo de San Francisco, Salvatore Cordileone, en el interior de la catedral Santa María de la Asunción, en San Francisco, California (EE.UU.). EFE/Marc Arcas

San Francisco - Estados Unidos - Agencia EFE) 

"Por desgracia, existe una idea muy equivocada de quién fue el padre Serra. Serra defendió a la gente indígena". Son las palabras del arzobispo de San Francisco, Salvatore Cordileone, quien está liderando la defensa eclesiástica de la figura del franciscano español Fray Junípero Serra, considerado el fundador de California y ahora muy cuestionado en Estados Unidos.

Frente a un gran retablo de Nuestra Señora de Guadalupe en la catedral de Santa María de la Asunción, y después de haber celebrado un exorcismo este fin de semana para expulsar a los malos espíritus del último lugar en que los manifestantes derribaron una estatua de Serra, el arzobispo atiende a Efe para reivindicar el legado del misionero español.

"Ahora existe esta idea equivocada, pero en el pasado existía otra idea equivocada en el sentido opuesto: que todo fue muy pacífico e ideal. Nosotros queremos explicar la verdadera historia desde todas las perspectivas", cuenta en relación a la conquista militar y la fundación de misiones cristianas en lo que entonces era la Alta California en el siglo XVIII.

FUNDADOR DEL SISTEMA DE MISIONES

Nacido en Petra (Mallorca) en 1713, Serra lideró el brazo religioso de la primera expedición dedicada a la conquista de la Alta California (correspondiente a la actual California estadounidense) y fue el responsable de la fundación del sistema de misiones y de las nueve primeras de ellas, semilla de grandes urbes actuales como San Diego, San Luis Obispo y San Francisco.

Aunque durante años los californianos se mostraron sin fisuras orgullosos de su herencia, en los últimos tiempos ha ganado fuerza el debate que ahonda en cuál fue la relación del fraile franciscano con los indígenas, al que se acusa de ser uno de los máximos responsables de la casi desaparición de su cultura y de su pueblo tras la llegada de los españoles a los territorios que ellos ocupaban.

"Serra y el resto de misioneros franciscanos defendieron a los pueblos indígenas contra sus connacionales españoles. Tenemos un recuerdo físico de lo que hacían los misioneros para defender a los indígenas y este son los presidios", explica Cordileone, quien es originario de San Diego, lugar de la primera misión fundada por Serra.

INDÍGENAS Y SOLDADOS, SEPARADOS

El arzobispo cuenta cómo cuando los españoles se asentaban en un nuevo enclave construían un templo, una escuela y un presidio para los soldados, y cómo, a propuesta de los religiosos, este último edificio siempre estaba separado por varios kilómetros de los otros dos, precisamente para evitar abusos de los militares sobre los nativos.

La polémica en torno a Serra, que fue canonizado por el papa Francisco en 2015, se ha mostrado con mayor intensidad que nunca en los últimos meses, cuando, coincidiendo con las protestas y las tensiones raciales en el conjunto de EE.UU., grupos de manifestantes han derribado estatuas del misionero español en varias ciudades californianas como Los Ángeles, San Francisco o San Rafael.

Precisamente en esta última, San Rafael, unos pocos kilómetros al norte de San Francisco, Cordileone celebró un exorcismo este fin de semana ante más de un centenar de feligreses en el que esparció agua bendita y dijo oraciones en latín para expulsar a los malos espíritus que se habían apoderado del lugar.

REFORMAR EL CURRÍCULO ESCOLAR

"Las escuelas católicas de California vamos a reformar el currículo para explicar la historia de las misiones desde todas las perspectivas. No únicamente para defender a los franciscanos, pero para crear una perspectiva amplia de la verdadera historia", asegura el arzobispo a Efe.

En su defensa del misionero, Cordileone también cuenta cómo este pidió a las autoridades que sólo enviasen soldados casados y con familias precisamente para evitar abusos a las mujeres indias y cómo, aunque tenía una pierna que le dolía, recorrió cientos de kilómetros a pie hasta México para reclamar las facultades de gobernar a los indios y protegerlos así de los militares.