Viernes, 15 de noviembre de 2019

Henry McLeash, fundador del Parlamento Escocés: “El vínculo que mantenía Escocia unida al Reino Unido está desapareciendo”

De izquierda a derecha, John Purvis, político escocés y organizador del encuentro, y Henry McLeash (con camisa azul)
De izquierda a derecha, John Purvis, político escocés y organizador del encuentro, y Henry McLeash (con camisa azul)

Rara vez una se topa con historia viviente que es como puede describirse a Henry McLeash, político escocés que fue mano derecha de Tony Blair y uno de los “padres fundadores” del Parlamento Escocés. Tuve oportunidad de compartir mesa y conversación con el señor McLeash durante el encuentro organizado por John Purvis, otro peso pesado de la política escocesa, en la ciudad de Kirkcaldy, como parte de la iniciativa “Fife for Europe”, que, a su vez, se engloba dentro del movimiento “Scotland for Europe”.

Dicho movimiento incluye a políticos de todos los partidos políticos escoceses, representantes del sector de los negocios, industria, agricultura, juristas y expertis, así como representantes de las comunidades de inmigrantes en Escocia y organizaciones de apoyo a la inmigración y los derechos civiles. Para muchos españoles podrá resultar utópico que políticos de distinta ideología pueden trabajar juntos por el bien común del país, pero es así exactamente como somos capaces de trabajar en Escocia:  en la iniciativa “Fife for Europe” he visto colaborar a representantes del Partido Conservador, Liberal Demócrata, Laborista, los Verdes y el Partido Nacionalista Escocés (SNP) con el objetivo común de que Escocia no salga de la Unión Europea contra la voluntad mayoritaria del pueblo escocés, que en el Referéndum de Permanencia del año 2016 votó por un 62% a favor de la permanencia.

Henry McLeash, retirado de la vida política desde el 2003 y que actualmente ocupa cargos honoríficos en varias universidades americanas, inició su carrera como concejal del Partido Laborista Escocés en los años 70, representando comunidades mineras en la región central de Fife y que hoy día son las más castigadas por el desempleo, el alcoholismo y la desestructuración familiar. McLeash, fue testigo de los años duros del Tatcherismo y el impacto que el cierre de las minas en Fife supuso para las comunidades que representaba y de las que procedía. Con la victoria laborista de Tony Blair en 1997,  Henry McLeash se convirtió en Secretario de Estado para Escocia e impulsor, junto con Donald Dewir, de la llamada Scotland Act (la ley de transferencia de competencias autonómicas a Escocia) en 1998. La promulgación de dicha ley permitió la creación del Parlamento Autonómico de Escocia en 1999. 

Para McLeash la situación de estancamiento en la que se encuentra el Reino Unido, con la concesión de una nueva prórroga del Brexit hasta el 31 de Enero y la intención del Primer Ministro Borish Johnson de convocar elecciones anticipadas el 12 de Diciembre tiene su origen tanto en la debilidad David Cameron, que permitió la celebración de un referéndum no constitutivo sobre la permanencia en la UE para frenar el voto a la extrema derecha de UKIP, como a la pusilanimidad  de Jeremy Corbyn,  actual líder de la oposición y el Partido Laborista. Aunque McLeash mostró discreción a la hora de calificar la dirección estratégica de su antiguo partido, sí expresó su malestar por el liderazgo de Jeremy Corbyn:  un eurófobo que rechaza a la UE en aras de una visión del Reino Unido como “El Gran Estado Socialista” que sólo está en su cabeza. Pata McLeash, Jeremy Corbyn es un necio por no querer advertir que  “Es precisamente la permanencia en la Unión Europea la única que puede garantizar el  freno a la americanización de la sociedad británica y la privatización de su sanidad y educación”.

A juicio de McLeash, el Partido Laborista debería ser clave para frenar la convocatoria de elecciones anticipadas durante el nuevo periodo de extensión, ya que, mientras que el voto de “Remain” (los electores que desean la permanencia en la Unión Europea) se haya fragmentado entre varios partidos políticos de ideologías irreconciliables, como los Liberales Demócratas, Partído Nacionalista Escocés y un buena parte del Partido Laborista, se corre el peligro de que el voto del electorado que desea el Brexit (con o sin acuerdo de retirada) se concentre en el Partido Conservador y Boris Johnson salga reforzado como una especie de San Jorge que se enfrenta valeroso al “malvado dragón” de la UE. 

En este sentido, Henry McLeash tuvo palabras especialmente duras contra la prensa británica, sector al que acusó de haberse convertido en meros abanderados de la propaganda electoral tory y la causa del Brexit. Para McLeash, la prensa manipula abiertamente el enfoque con el que se aborda el debate del Brexit en la opinión pública ya que lo presenta como un caso “cumplir la voluntad del pueblo y concluir de una  el Brexit aprobando un acuerdo de retirada”.  “Este es un enfoque muy peligroso porque no hay evidencia de que lo que desea la mayoría del pueblo británico es concluir de una vez  el Brexit con un mal acuerdo de retirada (…) La pregunta se debe hacer a la ciudadanía no es si quieren concluir o no el Brexit sino bajo qué condiciones quieren salir y bajo qué condiciones aceptan continuar”.

Haciendo honor a su trayectoria política, Henry McLeash se declaró abiertamente europeísta y partidario de un Reino Unido dentro de la Unión Europea, a su juicio, esta última pilar de la paz en Europa y la defensa de los derechos humanos en los últimos 40 años. Ante la pregunta que le formulé de si en la Unión Europa la voz de todos los países tiene el mismo peso en el proceso de toma de decisiones y si dichos procesos son transparentes y democráticos, McLeash admitió la necesidad de una reforma eventual en los órganos de gobierno de la UE para garantizar la democracia interna.

Finalmente, resultó curioso escuchar como Henry McLeash, el otrora azote del independentismo escocés y firme partidario de la permanencia de Escocia en el Reino Unido de Gran Bretaña se declara ahora “Escocés, europeo y británico, por este orden de preferencia” y afirmó abiertamente que “El vínculo que mantenía Escocia unida al Reino Unido está desapareciendo”. “La gran pregunta que la sociedad escocesa debe plantearse en un futuro es si prefiere permanecer en la Unión Europea o si prefiere permanecer en el Reino Unido”.

_____________________________________________________________

Mari Cruz García es experta en educación digital e ingeniero superior de telecomunicaciones. En el Reino Unido, fue fundadora de la Asociación Hispana en Fife-Dundee y actualmente es consejera en el Consejo de Residentes Españoles en el Norte del Reino Unido.  Ha colaborado con organizaciones como Devon and Cornwall Refugee Support Council y la Oficina Internacional del Gobierno Tibetano en India y Nepal.