jueves, 26 de noviembre de 2020

Gana el Sí en Puerto Rico a favor de ser un estado de Estados Unidos

El candidato a la gobernación de Puerto Rico por el Partido Popular Democrático (PPD), Carlos Delgado Altieri, muestra sus papeletas de votación a los medios en la Escuela Mateo Hernández en Isabela, Puerto Rico. EFE/Jorge Muñiz
El candidato a la gobernación de Puerto Rico por el Partido Popular Democrático (PPD), Carlos Delgado Altieri, muestra sus papeletas de votación a los medios en la Escuela Mateo Hernández en Isabela, Puerto Rico. EFE/Jorge Muñiz

Agencia EFE

Los puertorriqueños se declararon a favor de que la isla sea un estado de Estados Unidos, con un 52,34 por ciento de los votos, según laa Comisión Estatal de Elecciones (CEE) en su página web con el 86,26 por ciento de los colegios escrutados.

Un 47,66 por ciento votó en contra, en una consulta que no es vinculante con una  participación del 50,11 por ciento.

Se trata de la sexta consulta del estatus de la isla, desde 1952 un estado libre asociado de EE.UU., al unirse a otras cinco celebradas entre 1967 y 2017.

Además de elegir gobernador, representante ante el Congreso de Washington, legisladores y alcaldes, los puertorriqueños se pronunciaron en las elecciones generales de hoy sobre si quieren ser el estado 51 de Estados Unidos o no.

Al igual que los otros estados de EE.UU., Puerto Rico tiene su Constitución local, vigente desde 1952, sus ciudadanos tienen pasaporte estadounidense (desde 1917), cuenta con su gobernador y Poder Legislativo y está regido en última instancia por la autoridad del Congreso estadounidense.

Sin embargo, aunque tiene algo más de autonomía y sus propias selecciones deportivas, los residentes en la isla no pueden votar por el presidente estadounidense, en general la última instancia judicial es el Supremo de Puerto Rico y EE.UU. tiene derecho a elegir qué partes de su Constitución se aplican o no en este territorio.

La consulta sobre la relación política de Puerto Rico es la sexta de la historia después de las de 1967, 1993, 1998, 2012 y 2017, que no han servido para que Washington atendiera el asunto del estatus político de la isla.

El respaldo a la estadidad en 2017 logró un 97 por ciento de los votos a favor del Sí.