jueves, 26 de noviembre de 2020

Gallegos en la América “azul": “Yo brindaré"

Cinco ourensanos residentes en los Estados Unidos
Cinco ourensanos residentes en los Estados Unidos

Xiana García Arcos, ourensana de 19 años, estudia en la William Carey University de la ciudad de Hattiesburg, en Misisipi, estado en el que Trump gana en votos (59,7%) al demócrata Joe Biden, futuro presidente de los Estados Unidos.

Otras cuatro historias de ourensanos en Estados Unidos, algunos ya con ciudadanía americana, revelan cómo está el ambiente tras el giro de guión en la Casa Blanca, que cambia el rojo republicano por el azul demócrata liderado por Joe Biden, con la primera mujer vicepresidenta de la historia de América, Kamala Harris, como otra pata fundamental del cambio de tornas. 

"Este no es un estado muy grande y no tiene una influencia grande a nivel político. Hay pequeñas manifestaciones, pero el ambiente está calmado", cuenta Xiana García Arcos desde Michigan. "El cambio hay que verlo, pero creo que los extranjeros van a tener más oportunidades para entrar en el país. Los estudiantes como yo, españoles y latinos, también tendrán más facilidades", opina la joven. 

Belén Patel reside en la ciudad de Redding, en California, estado en el que Biden arrasó con un 64,6% de los votos. "Es un estado demócrata por tradición, el ambiente es de inmenso alivio. El mensaje de Biden es de esperanza, de unificación", cita esta ourensana.

Ve importantes las promesas del presidente electo en relación a la comunidad extranjera, como nuevas leyes para preservar la dignidad de refugiados y crear un sistema de migración justo. "Otra de sus promesas fue para los jóvenes  dreamers, a quienes prometió su legalización y evitar con ello que sean  deportados. También dijo que restablecerá acuerdos internacionales para combatir el cambio climático", cita Belén Patel. 

Joe Losada es americano, hijo y nieto de emigrantes ourensanos en Newark (New Jersey) que llegaron al país en los sesenta del siglo pasado. "Estoy muy sorprendido de que Trump aún pudiera obtener más de 70 millones de votos, viendo la forma en la que gobernó durante cuatro años. Me sorprende que aún tanta gente confíe en él", dice este estibador de New Jersey, estado que le dio a Biden el 58,7% de los votos. "Es un resultado muy positivo, sin duda. Biden es la persona adecuada para comenzar a sanar una nación dividida. Hay mucho que mejorar, lo más importante es arreglar la división racial y política que Trump ha dejado. Hay que arreglar la política de emigración y el sistema sanitario, que es muy caro", opina Losada. "El trabajo duro de los emigrantes siempre ha dado sus frutos en este país. La reforma migratoria es muy importante. Como padre de dos hijas, estoy orgulloso de que hayamos elegido a una mujer vicepresidenta. Brindaré esta noche por esta nación que amo con unas copas de cava", dice Losada.

También reside en Newark, Miguel González, uno de los directivos del Centro Orensano de New Jersey y que lleva más de 50 años en el país americano. "Hubo muchas manifestaciones en las calles y poco a poco la cosa se irá calmando. Es llamativo que aún Trump no reconoce que ha perdido. Este es un estado demócrata y para nosotros es mejor Biden, es más como Obama. Quizás para los ricos no resulta tan bueno el cambio", dice este veterano emigrante.  

Desprecio al español

La ourensana Esther Méndez lleva 25 años en el país. Primero llegó a Nueva York para estudiar, se casó con un español de Murcia y ahora residen con sus hijos en Detroit, la ciudad más grande de Michigan. Aquí ganó el azul demócrata por 50,7% de votos. "El cambio es genial. En estos cuatro años de gobierno de Trump he notado cambios enormes que no había vivido en 20 años aquí. A la gente le resultaba exótico mi acento, nunca tuve ningún problema, hasta que se dieron determinadas anécdotas…", cuenta. Cita insultos por hablar español con su familia, por ejemplo. "Miradas de asco, incidentes que no he tenido nunca. Como pagar un supermercado, hablar con mis hijos en español o que me digan que estoy en América y hable en inglés", dice. Con todo,  Méndez se confiesa "muy feliz con mi vida en los Estados Unidos".