miércoles, 01 de diciembre de 2021

Eurodiputados españoles señalan pocos avances del acuerdo de paz en Colombia

BDX41Y Panoramic view of Bogota, the capital of Colombia, of the Avenida Carrera Septima with the bullring Santa Maria.
Archivo. Foto de Bogotá

Agencia EFE

Varios eurodiputados españoles destacaron los pocos avances que, a su juicio, está habiendo en la aplicación de los acuerdos de paz de 2016 que el anterior presidente de Colombia, José Manuel Santos, firmó con la guerrilla de las FARC.

En un acto organizado por el Parlamento Europeo coincidiendo con el quinto aniversario del pacto, eurodiputados y agentes sociales mostraron su preocupación porque, hasta ahora, tan solo se hayan implementado un 28% de los puntos acordados, según cálculos de la Oficina Internacional de Derechos Humanos Acción Colombia (Oidhaco).

Además, a estos incumplimientos que señalan también se le suma un repunte de la violencia en un país donde, el pasado año, se concentraron más del 50% de los asesinatos de defensores de derechos humanos en todo el mundo, según cifras de la organización Front Line Defenders.

Ante esta situación, el eurodiputado socialista Ibán García del Blanco habló de "unos datos que son incluso peores de los que había antes del final del proceso de paz", y emplazó a la Unión Europea (UE) a actuar para frenar esta escalada violenta, que ha coincidido con varios episodios de protestas sociales en los últimos años.

"La UE debe hacer algo, respetando siempre la soberanía de Colombia, pero también actuando con firmeza, como cooperante neto que es", aseguró el eurodiputado, haciendo referencia a los fondos europeos que recibe el país latinoamericano en materia de desarrollo.

Por su parte, la eurodiputada de Unidas Podemos Idoia Villanueva señaló al actual gobierno colombiano, encabezado por el presidente Iván Duque, por la "tolerancia" que, a su juicio, ha mostrado "con los abusos de poder" y porque, según ella, en el país "la oposición está perseguida por el Estado"

"Europa debería hacer algo al respecto. Muchas veces vemos cómo Europa presiona a gobiernos que vulneran derechos humanos pero, por desgracia, Colombia suele quedarse fuera del foco", lamentó.

En este sentido, la líder campesina Olga Quintero también acusó al gobierno de Duque de haber frenado la aplicación de los acuerdos de paz: "Si bien no ha logrado hacerlo trizas del todo, sí que ha generado una situación muy difícil para los campesinos", dijo.

Quintero, que es portavoz de la Asociación Campesina de la provincia del Catatumbo (ASCAMCAT), reivindicó la reforma agraria que se pactó en el acuerdo de paz como solución para mejorar la calidad de vida de la población rural, y lamentó que, a día de hoy, aún no hayan empezado las negociaciones para sacarla adelante.

"El acuerdo de paz, para los campesinos, fue una luz de esperanza. Y seguimos con esa esperanza, porque hay una deuda histórica con el campo colombiano", aseveró.

Quintero también denunció los asesinatos a líderes sociales y campesinos: "Éramos conscientes -dijo-de que no iba a ser fácil, pero nunca imaginamos que íbamos a poner tanta sangre y tanto dolor para construir la paz".

Por su parte, el portavoz de la ONG catalana Cooperacció, Tono Albareda, destacó que "la presión popular y la comunidad internacional hicieron que el acuerdo de paz no muriese".

Albareda, muy vinculado a la situación de los derechos humanos en Colombia, pidió a las instituciones europeas que "sigan con sus esfuerzos" en Colombia para garantizar, esta vez, que las próximas elecciones presidenciales de 2022 sean limpias y democráticas.