jueves, 04 de junio de 2020

El Gobierno español fletará varios barcos para los residentes en España que llevan dos meses varados en Marruecos

El gobierno español va a fletar varios barcos desde la próxima semana para transportar a cientos de sus ciudadanos o residentes en España que llevan dos meses varados en Marruecos sin poder regresar a sus casas, según explicaron a Efe fuentes relacionadas con la organización de estos viajes.

El primer barco de la compañía Balearia, previsto para el 22 de mayo, saldrá del puerto de Tanger Med con destino al de Málaga (4 horas de travesía), y tendrá una capacidad de unos 650 pasajeros y 350 vehículos, siempre que estén matriculados en la Unión Europea.

El barco, al que seguirán otros similares en fechas posteriores, estará reservado a españoles y residentes en España.

Hasta el momento, el ministerio español de Exteriores, a través de sus consulados en Marruecos, había organizado dos vuelos extraordinarios de repatriación con la compañía Iberia, el 3 de abril y el 7 de mayo, que transportaron en total a 369 personas consideradas casos prioritarios por razones familiares o de salud.

Sin embargo, la alta demanda registrada para estos vuelos hizo evidente que quedaban todavía miles de casos por resolver en todo el territorio de Marruecos, abundando entre ellos casos de separaciones familiares o de problemas de mera subsistencia económica tras dos meses de espera.

Como en el caso de los aviones, ha primado para la selección de los viajeros -que se hace en los seis consulados españoles de Marruecos- criterios "humanitarios", como dar prioridad a mujeres embarazadas, a personas con tratamientos médicos de riesgo y a familias con niños menores.

El del jueves próximo no es el primer ferry que sale desde Tanger Med con viajeros europeos a los que el cierre de fronteras sorprendió en Marruecos: Francia ha organizado dos barcos hacia el puerto de Sète e Italia ha hecho lo mismo con otro barco que tuvo como destino el puerto de Génova.

El último barco fletado por Francia salió el lunes 11 hacia Sète, y en él subieron no solo franceses o residentes en ese país, sino ciudadanos europeos de otras nacionalidades, entre ellos algunos españoles, según pudo saber Efe.

Marruecos cerró sus fronteras y su espacio aéreo a mediados de marzo, dentro de la batería de drásticas medidas de confinamiento, pero puso en marcha discretamente un mecanismo de vuelos de repatriación que ha permitido que salgan casi a diario aviones a diferentes países de Europa, Asia y América con pasajeros de numerosas nacionalidades.

El confinamiento domiciliario forma parte del "estado de emergencia sanitaria" que estará vigente como mínimo hasta el 20 de mayo, aunque todo indica que será prorrogado durante algunas semanas más antes de comenzar el progresivo desconfinamiento.