Jueves, 21 de noviembre de 2019

EL BREXIT QUE VIENE

El Embajador británico en España afirma "que los derechos ciudadanos están garantizados aunque no haya acuerdo"

El embajador de Reino Unido en España, Hugh Elliott
El embajador de Reino Unido en España, Hugh Elliott

El embajador de Reino Unido en España, Hugh Elliott, ha asegurado este martes que los derechos de los ciudadanos españoles en Reino Unido y británicos en España están garantizados aun en el caso de un Brexit sin acuerdo y que los programas que han puesto en marcha ambos países son "equivalentes" y "recíprocos".

La reciprocidad es importante en el caso de un Brexit sin acuerdo, porque el decreto de medidas de contingencia aprobado por el Gobierno español está condicionado a la reciprocidad por parte de Reino Unido. En un encuentro con periodistas, Elliott ha señalado que esta reciprocidad se cumple y que, por lo que él sabe, esa es tambien la opinión del Gobierno español.

El diplomático ha calificado como "muy completo" el real decreto español y también ha defendido el sistema de registro para los ciudadanos británicos en Reino Unido.

Con todo, Elliott ha incidido en que el deseo del Gobierno británico es que la salida de Reino Unido de la UE se produzca con un acuerdo, y se produzca el 31 de octubre. A su juicio, eso aún es factible a partir de la última propuesta británica para Irlanda del Norte, que contiene elementos que "pueden evolucionar".

El embajador rechaza que la propuesta del Gobierno de Boris Johnson haya sido tardía, o poco novedosa, y cree que Londres ha demostrado flexibilidad. Según ha explicado, el principio de consentimiento es importante para que en la isla de Irlanda ninguna de las dos partes se vea obligada a vivir bajo una norma que no quiere.

Londres ha propuesto sustituir la llamada "salvaguarda irlandesa", que abría la puerta a mantener a Irlanda del Norte dentro de la Unión Aduanera a falta de un acuerdo comercial entre la UE y Reino Unido por un 'área regulatoria' provisional en la isla de Irlanda que evitaría controles fronterizos pero que tiene que recibir el visto bueno del Parlamento autónomo de Irlanda del Norte antes de su entrada en vigor y también en un plazo de cuatro años.

LOS MEMORANDOS SOBRE GIBRALTAR, VIGENTES

Preguntado por Gibraltar, si finalmente no hubiese un acuerdo, Elliott ha insistido en que tanto España como Reino Unido y Gibraltar tienen interés en que el tráfico a través de la Verja siga siendo fluido.

Además, ha confirmado que, para Reino Unido, los memorandos que se negociaron sobre el Peñón --sobre derechos de los ciudadanos, tabaco y otros productos, cooperación en materia medioambiental y cooperación policial y aduanera-- seguirán vigentes aunque no haya acuerdo, aunque "habrá que ver su aplicación detallada". Lo mismo con el Tratado Fiscal, aunque los "momentos parlamentarios distintos" en España y Reino Unido están suponiendo demoras en su ratificación.

En cuanto a las preocupaciones españolas por la situación de las flotas pesqueras en caso de Brexit sin acuerdo, ha admitido que, puesto que el marco legal cambiará, habrá que negociar uno nuevo. "Entendemos que hay intereses españoles muy importantes y tendremos que hablarlo", ha dicho.

Elliott no ha querido pronunciarse sobre el grado de preparación de las empresas españolas ante la posibilidad de un no acuerdo --el ministro para el Brexit, Stephen Barclay, puso en duda que las pymes lo estuvieran-- y se ha limitado a señalar que "para algunos sectores es más fácil que para otros prepararse" y que su tarea es precisamente informar para facilitar esos preparativos.