jueves, 09 de febrero de 2023

David Casarejos: "El invierno de la constatación del fracaso del Brexit"

David Casarejos Moya
Presidente de la Comisión de Derechos Civiles y Participación en el CGCEE
Presidente del Consejo de Residentes de Manchester (CREeCUK)
David Casarejos Moya Presidente de la Comisión de Derechos Civiles y Participación en el CGCEE Presidente del Consejo de Residentes de Manchester (CREeCUK)

Nunca hubiéramos pensado que la constatación del fracaso del Brexit llegara en los primeros 24 meses de la salida efectiva de la Unión Europea.

Han ido cayendo los datos, las tendencias, cerrando empresas, y bajando el soufflé de la bravuconería ultraliberal de los fanáticos del Brexit, y cuanto más cae más se afianza un proyecto europeo que se ha quitado del medio a la piedra en el zapato que impedía progresar en un proyecto común.

Esta semana hemos conocido las previsiones de la OCDE en la que se explica que Reino Unido va a tener la mayor recesión y decrecimiento económico del grupo G7 y que el crecimiento en los años venideros será el más pequeño de entre todos ellos.

Reino Unido será adelantado por varios países y es la única economía en el G7 que no ha recuperado aun los niveles de prepandemia.

Los primeros datos positivos vendrán en 2024 y será un ridículo crecimiento del 0.2%.

No solo la OCDE predice un futuro negro, también el Banco de Inglaterra y la Office for Budget Responsibility opinan que estamos ante una recesión y crisis importante y de hecho son incluso menos positivos que la OCDE.

La presión hipotecaria que sufren las familias va incluso a ser incrementada cuando el Banco de Inglaterra vuelva a subir, hasta un 1.5% (del 3% al 4.5%) en 2023, y los problemas que ya están sufriendo las familias con los precios de la energía y una inflación por encima del 11%, van a empeorar a corto y medio plazo. Los ahorros van desapareciendo y muchas familias se endeudarán en los próximos dos años.

Jeremy Hunt, mandamás en el Gobierno de Sunak en su rol como ministro de Hacienda, es un experto en vender mentiras o medias verdades.

Mr. Hunt va buscando qué país tiene más inflación o qué país sufrió la mayor subida en el tipo de interés y apunta con el dedo a unos y otros para evitar hablar de que en la comparativa global, Reino Unido tiene la situación más débil en el entorno europeo.

Jeremy Hunt sigue empeñado en desligar la ruina económica que estamos sufriendo del Brexit, a pesar de tener encima de su mesa todos los datos que prueban los problemas para atraer trabajadores o la bajada de exportaciones por parte de las empresas en Reino Unido y la poca mejoría que se espera.

Se van dado cuenta que los socios económicos al otro lado del Canal de la Mancha ya han encontrado nuevos proveedores en otros países dentro de la UE, y el aluvión de ofertas de tratados económicos con países lejanos nunca ha llegado y nunca llegará.

Y mientras tanto las encuestas sobre el Brexit siguen mostrando un aumento en el número de gente que lamenta el sentido de su voto en aquel referéndum de 2016 que nos prometía una independencia y libertad que incrementaría el potencial económico del país…independencia toda la que quieras, pero a cambio de una recesión que traerá cola.

Las huelgas siguen adelante y se anuncian más parones en diferentes industrias y las enfermeras acaban de anunciar una huelga el 15 y 20 de diciembre.

El personal en universidades han estado en huelga esta semana y los trabajadores en el sector ferroviario, que ya han estado haciendo huelga las pasadas semanas ahora han anunciado que harán huelga durante las navidades, justo cuando más familias dependen de su servicio.

Los más de 150 mil funcionarios han votado por ir a la huelga ante un gobierno que está en una carrera por intentar reducir los números de personal en los ministerios e instituciones publicas a pesar de los problemas que causarían a la población una reducción de trabajadoras y trabajadores en el sector público.

Los profesores y profesoras de primaria y secundaria también están votando si hacen huelga, y el personal del sistema de correo postal han empezado ya varias jornadas de huelga incluido el Black Friday.

El servicio de bomberos en vez de apagar este incendio está estudiando incorporar más leña al fuego de unas huelgas que se están expandiendo en un país con una crisis que nos hace a muchos plantearnos nuestro futuro en un lugar que parecía el sitio perfecto para vivir y seguir trabajando.

Y Will Hill, ciudadano británico, dejará a su novia Ida Bøgelund Larsen, compuesta y sin novio en Dinamarca, debido a que Will desconocía que el Brexit no solo significa retirar la libertad de movimiento para los ciudadanos europeos con dirección a Reino Unido, sino que también se la retira a los británicos que creían que aún pueden hacer lo que les plazca en la Unión Europea.

Will Hill tendrá que solicitar un visado y quizás pueda seguir su vida en Dinamarca, donde estaba asentado…le están pidiendo lo mismo que se nos pide a los ciudadanos europeos en Reino Unido.

Otro británico con los mismos problemas, Philip Russell, tiene incluso el valor de pedir al gobierno británico que “condene el comportamiento danés” e incluso, desconociendo la incompetencia del ministerio de Interior británico se aventura a decir que “Dinamarca está usando la incompetencia de su propio sistema de inmigración como una excusa para deportar a ciudadanos británicos.”

Se va evaporando los aires de superioridad de los británicos y van dándose cuenta de que por mucho que les guste utilizar el término “expats” para definirse, poco a poco, van dándose cuenta de que no hay expats sino emigrantes…como el resto. Inventarse términos para no utilizar emigrante solo muestra el clasismo que una gran parte de su población ejerce y es muy bueno que vayan saliendo a flote las dificultades que sufren cuando quieren moverse a vivir a la Unión Europea, dejando sus privilegios según salen de su país.

El invierno va a ser largo. Quizás el invierno económico se alargue más allá de 2024, y entonces veremos cuales son las consecuencias que tiene que pagar la población mientras las elites económicas siguen jugando con el país como quien juega al Monopoly.