Lunes, 30 de marzo de 2020

Coronavirus en Finlandia: “Se ha ido más de la mitad de los Erasmus"

La ourensana Inés Sánchez se encuentra de Erasmus en Finlandia
La ourensana Inés Sánchez se encuentra de Erasmus en Finlandia

Fuera de España, la preocupación por el coronavirus se extiende por todo el planeta. Inés Sánchez es una joven ourensana que se encuentra desde enero en Helsinki, Finlandia, de Erasmus. Asiste como espectadora a la situación que vive Ourense, desde un país que ya toma medidas para evitar el crecimiento masivo de los contagios.

El país escandinavo, de 5,4 millones de habitantes, ronda los 350 contagiados, una cifra de incidencia “leve”, según Inés Sánchez, en comparación con España. Esto no ha impedido que el gobierno decretara el estado de alarma. “No permiten hacer reuniones de más de diez personas, no hay clases, se ha restringido el uso del transporte público, entre otras cosas”, explica la ourensana. El confinamiento en las casas “no es obligatorio” por el momento, pero sí recomendable.

Los establecimientos permanecen abiertos con algunas normativas. “En los supermercados ya marcan la distancia de seguridad. En general nos recomiendan el uso de guantes y mascarillas, si no podemos estar en casa”, detalla Sánchez. Lo que ha cerrado son los espacios turísticos como los museos o las iglesias, que han cesado su actividad.

A pesar de no tener clases, continúa con su formación online. Esta opción permitiría su regreso a España, pero ha desechado esa idea. “Podría regresar, pero en estas circunstancias sería muy difícil, además de la responsabilidad que conlleva”, señala. No todos sus compañeros han tomado la misma decisión: “Empezamos unos 37 Erasmus y ahora quedamos 13”, cuenta. La bueno: este parón no retrasará su curso, ya que su nota depende de la elaboración de trabajos: "El método que sigue mi universidad no debería alargar mi estancia aquí".

La distancia no impide que la preocupación sea mayor ante cómo viven sus familiares esta crisis sanitaria. “Hablo con mis padres prácticamente todos los días, pero no puedo evitar preocuparme especialmente por mis abuelos, ya que el virus parece que afecta más a la gente mayor”, cuenta Inés Sánchez.