viernes, 25 de septiembre de 2020

El CEA, Colectivo Emigrante Aragonés, presentó una nueva propuesta de iniciativa ciudadana ante las Cortes de Aragón

Imagen del día que Javier Sada Beltrán (i) fue proclamado presidente del Parlamento aragonés. A la derecha, Javier Lambán, el presidente de Aragón. EFE/Javier Cebollada
Imagen del día que Javier Sada Beltrán (i) fue proclamado presidente del Parlamento aragonés. A la derecha, Javier Lambán, el presidente de Aragón. EFE/Javier Cebollada

EL CEA (Colectivo Emigrante Aragonés) ha presentado recientemente una nueva propuesta de iniciativa ciudadana ante las Cortes de Aragón.

El colectivo social ha recordado en su escrito que el pasado 24 de agosto fue la fecha límite para que Aragón quede libre de vestigios del franquismo. 

En su escrito, el CEA ha expresado que la Ley 14/2018, de 8 de noviembre, de Memoria Democrática de Aragón concedió a las administraciones y a los particulares el plazo de 18 meses, a partir de la entrada en vigor de la Ley, para eliminar los elementos o menciones realizados en conmemoración, exaltación o enaltecimiento individual o colectivo del golpe de Estado de 1936 y del franquismo, de sus dirigentes o de las organizaciones que sustentaron al régimen dictatorial.

La normativa legal incluye -ha recordado el CEA- la remoción de las placas, escudos, insignias, inscripciones, anagramas y otros elementos sobre edificios públicos o situados en la vía pública, como así también las alusiones que desmerezcan a la legalidad republicana y a sus defensores, o ensalcen a los participantes, instigadores o legitimadores de la sublevación militar de 1936 y de la dictadura franquista, y las denominaciones de calles, vías o lugares públicos que rindan homenaje a militares o políticos afectos al golpe de estado o al régimen franquista. 

El CEA ha destacado que el artículo 15 de Ley estatal 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura, actualmente en vigor, ya fijaba la obligación legal de retirar toda la simbología franquista en los espacios públicos de toda España.

Por medio de la iniciativa, el colectivo socia ha propuesto preguntarle -en sede parlamentaria- al Gobierno aragonés qué opinión le merece que aún existan símbolos de exaltación y homenaje al franquismo en diferentes lugares públicos aragoneses vulnerando las citadas leyes autonómica y estatal de Memoria. Por otro lado, el CEA ha propuesto preguntar también al Ejecutivo aragonés si tiene pensado aplicar el régimen sancionador previsto en la Ley de Memoria Democrática sobre quienes estén incumpliendo la normativa relativa a la retirada de la simbología franquista. 

El CEA confía en que la iniciativa trasladada por medio del mecanismo de participación ciudadana contenido en la página Web de la Institución sea admitida a trámite por parte del órgano rector, la Mesa de las Cortes. Asimismo, ha expresado el deseo de que los parlamentarios y parlamentarias interesados en reivindicar la vigencia de la mencionada Ley autonómica, consideren la posibilidad de asumir como propia la iniciativa en cuestión, si fuese calificada por la Mesa de las Cortes, para que la propuesta de pregunta pueda continuar su recorrido parlamentario.

En Buenos Aires, a 2 de Septiembre de 2020

José Luis Martínez Prado

Coordinador

CEA - Colectivo Emigrante Aragonés