domingo, 03 de marzo de 2024

Carlos Núñez y el grupo costeiro Galiza Celta ofrecieron una noche espectacular en el Teatro Jura de Delémont

Carlos Núñez en Delemont-2 web

Alejandra Plaza - Zúrich

Los amantes de la música celta en la hermosa ciudad suiza de Delémont vivieron una noche para recordar en el Teatro Jura. Carlos Núñez, el virtuoso gaiteiro gallego, ofreció un concierto que dejó a la audiencia atónita, con un foro completo que creó una atmósfera mágica.

Carlos Núñez en Delemont web

Lo que hizo que esta noche fuera aún más especial fue la colaboración sorpresa con los gaiteiros del grupo formado por integrantes oriundos de A Costa da Morte, Galiza Celta de Delémont, cuya actuación puso los pelos de punta.

Suiza Gaiteros de Galicia Celta en Delemont web

El teatro estaba lleno de entusiasmo y expectación cuando Carlos Núñez subió al escenario. Con su gaita y su flauta en mano, el músico gallego desató una tormenta de emociones desde el primer compás. La magia de su música se desplegó en el ambiente, llevando a la audiencia en un viaje musical a través de Galicia y más allá. Núñez es conocido por su habilidad para fusionar la tradición celta gallega con influencias de todo el mundo y esto quedó claro en su actuación en Delémont.

Carlos Núñez en Delemont Suiza web

Sus interpretaciones de piezas tradicionales gallegas demostraron su virtuosismo y su profundo respeto por la música de su tierra.

Pero también sorprendió con melodías de otras culturas, como las de Escocia e Irlanda, creando un puente musical entre naciones. Una gaita escocesa y una coral formada por 25 niños fueron el broche perfecto y la combinación que deleitó a los presentes con un espectáculo inolvidable.

Suiza Grupo Galicia Celta de Delemont web
Suiza Grupo Galicia Celta de Delemont web

Lo que hizo este concierto aún más especial fue la colaboración sorpresa de los gaiteiros de Galiza Celta de Delémont. Cuando se unieron en el escenario, la magia se multiplicó. Juntos, interpretaron piezas tradicionales gallegas y melodías celtas, llenando el teatro con una energía arrolladora. La fusión de las voces y las gaitas creó una sinfonía de sonidos que transportó a la audiencia a las tierras celtas más emblemáticas. La pasión y la energía con la que tocaron esta pieza hicieron que los espectadores se sumergieran por completo en la música.

El Teatro Jura estalló en aplausos y vítores. La comunión entre el público y los músicos fue palpable y todos los presentes sabían que habían sido testigos de algo realmente especial. El virtuoso Carlos Núñez y su equipo demostraron, una vez más, que son verdaderos brujos de las melodías y hechizan a todos aquellos que tienen la oportunidad de escucharlos. Este concierto no solo fue un regalo para los amantes de la música celta, sino también un ejemplo de cómo la música puede unir a personas de diferentes culturas y lugares. La noche en el Teatro Jura de Delémont fue verdaderamente espectacular.