sábado, 01 de octubre de 2022

Australia eleva el tope de inmigrantes para atajar la escasez de trabajadores

(Australia), 17/10/2021.- Members of the public are seen at outdoor dinning areas at The Sydney Opera House, in Sydney, Australia, 17 October 2021. New South Wales has reached its target of 80 percent full vaccination for people aged over 16, clearing the way for a further easing of restrictions. (Abierto) EFE/EPA/BIANCA DE MARCHI AUSTRALIA AND NEW ZEALAND OUT
Foto de Archivo de Sidney, Australia EFE/EPA/BIANCA DE MARCHI AUSTRALIA AND NEW ZEALAND OUT

Agencia EFE

Australia elevó su tope de inmigrantes cualificados permanentes a 195.000 en el presente año fiscal, con el fin de atajar la escasez de trabajadores en sectores claves para la economía del país oceánico, según anunció este su ministra del Interior, Claire O´Neil.

La medida supone que Australia recibirá este año fiscal, que abarca entre el 1 de julio pasado y el 30 de junio del 2023, unos 35.000 inmigrantes cualificados permanentes más que la cifra fijada anteriormente, que era de 160.000.

"Esto puede significar que más enfermeras y miles de ingenieros más vengan a afincarse en nuestro país este año", señaló O'Neil en la Cumbre de Empleo y Cualificaciones, que fue organizada en Camberra por el Gobierno del laborista Anthony Albanese.

O'Neil insistió en que "una de las prioridades del Partido Laborista es dejar de centrarse en los emigrantes a corto plazo para centrarse en la permanencia, la ciudadanía y la construcción de la nación", según la transcripción de su discurso publicado en su portal ministerial.

El nuevo Ejecutivo de Camberra, que tras ganar las elecciones en mayo pasado terminó con nueve años de gestión conservadora, se ha comprometido a poner más énfasis en la inmigración permanente para revitalizar la economía tras la pandemia de la covid-19, que sufrió por el cierre de las fronteras internacionales y largos confinamientos.

Durante la pandemia, las autoridades australianas suspendieron la entrada de extranjeros, mientras que muchos titulares de visados, entre ellos los titulares de visados temporales y los estudiantes internacionales, se vieron obligados a retornar a sus países de origen tras ser excluidos de las ayudas gubernamentales para afrontar la crisis.

La falta de inmigrantes, que trabajan en sectores como la hostería o la sanidad, la recogida de frutas en las zonas rurales o el cuidado de ancianos, ha creado una fuerte escasez de trabajadores y ha impactado en el crecimiento demográfico de Australia, en donde uno de los problemas crecientes en el envejecimiento de la población.

La situación, que se ha agudizado por el absentismo vinculado por los contagios de la covid-19, ha puesto al límite a muchos trabajadores, entre ellas las enfermeras que tienen que trabajar hasta tres turnos por día, o en los aeropuertos, en donde los vuelos se han retrasado por la falta de personal de tierra.

Australia, con un 3,4 por ciento de desempleo - la tasa más baja en casi medio siglo- solía recibir a unos 190.000 inmigrantes permanentes en la década pasada, pero el gobierno conservador redujo la cifra a unos 160.000 antes de la pandemia debido a los problemas que se registraban en las grandes ciudades como Sídney y Melbourne en el acceso a los servicios y la vivienda.