martes, 26 de octubre de 2021

El artista español Jorge Otero-Pailos ensambla historia y escultura en Londres

London (United Kingdom), 14/09/2021.- Artist Jorge Otero-Pailos speaks to visitors looking at his sculpture 'Biosignature Preservation, 2019' at the Frieze Sculpture exhibition in The Regent's Park, London, Britain, 14 September 2021. Frieze Sculpture is a free outdoor sculpture exhibition taking place in the English Gardens at The Regent's Park from 14 September 2021 to 31 October 2021. (Reino Unido, Londres) EFE/EPA/VICKIE FLORES
Jorge Otero-Pailos hablando con personas que visitan sus esculturas. EFE/EPA/VICKIE FLORES

Clàudia Sacrest - Agencia EFE

El hierro de la verja que custodió durante casi veinte años la Embajada estadounidense en Oslo, punto estratégico de la OTAN, reposa desde este martes en el Regent’s Park de Londres transformado en escultura por el artista español Jorge Otero-Pailos, junto a otras obras de la feria Frieze Sculpture.

Se trata de una de las dieciocho esculturas de artistas de todo el mundo que hasta el 31 de octubre se expondrán al aire libre para preparar el terreno antes del Frieze London y Frieze Masters, las citas clave para el mercado internacional del arte que tendrán lugar entre el 13 y 17 de octubre.

La muestra se ha preparado con mimo y ganas de transmitir “optimismo” tras “estos últimos 18 meses tan difíciles”, contó a Efe su comisaria, Clare Lilley, que optó también por incluir en la selección aquellas esculturas que “abordaran problemas sociales y del medio ambiente”.

Claro ejemplo de ello es la obra de la polaca Tatiana Wolska, que ha recurrido al plástico de las botellas para crear un par de ondulaciones rojas suspendidas en la copa de un árbol (Sin título, módulo 1 y 2, 2019). La escultura del búlgaro Stoyan Dechev, por su parte, también alude al cambio climático con su nube gris sostenida por cinco relámpagos (Event Horizon, 2019).

Asimismo, tampoco faltan las referencias a problemas sociales y a eventos de nuestra historia contemporánea, como la escultura que ha moldeado el artista español Jorge Otero-Pailos (Madrid, 1971) con la verja que ha rodeado la embajada estadounidense en Oslo durante los primeros años del siglo XXI, marcados por las amenazas terroristas.

Recién aterrizado de su vuelo procedente de Nueva York, donde actualmente reside, Otero-Pailos contempla bajo el paraguas su obra “American Fence: Biosignature Preservation” (“Valla Americana: Preservación de la Biofirma”), que hacía un par de años que no veía.

De hecho, se trata de una entre la cincuentena de piezas de distintas dimensiones que ha podido hacer con los metros de valla retirados -cada una bautizada con el nombre de un tratado internacional-, y algunas de tamaño más íntimo se pueden ver actualmente en la galería londinense Holtermann Fine Art.

“Esta verja se puso después de los atentados del 11S y durante 20 años estuvo rodeando la embajada. Yo lo que quise fue preservar esta historia de esas últimas dos décadas, lo que ha cambiado el mundo después del 11S”, contó a Efe Otero-Pailos, de raíces gallegas.

En este sentido, la obra refleja cómo el cambio de paradigma de la defensa opta por desembarazarse de los elementos físicos -como las vallas-, para sustituirlos por una militarización más intangible en ámbitos como la ciberseguridad e inteligencia artificial.

De hierro retorcido, la escultura tomó forma ya desde el mismo proceso de desmantelamiento, que dirigió el mismo artista en 2019 con una puesta en escena abierta al público.

“Utilizamos unas máquinas de demolición y en el proceso de demolición la verja se retorció. En realidad yo lo que hice fue tomar la verja según salía de la demolición y ensamblar, darle una forma y darle nueva vida”, relató el arquitecto de formación, que ya de pequeño frecuentaba el Museo del Prado con un cuaderno para imitar a los grandes maestros.

Tras estudiar en Estados Unidos, Otero-Pailos ejerció junto a grandes nombres de la arquitectura como Alejandro de la Sota antes de dedicarse exclusivamente al arte y hacerse un hueco en espacios prominentes.

De hecho, el edificio del parlamento británico, el Palacio de Westminster, conoce muy bien su mural “The Ethics of Dust” (“La ética del polvo”) hecha con el polvo recogido en 2016 tras la votación del Brexit y que ahora se puede ver en el mismo parlamento, con fragmentos repartidos también en las otras naciones del Reino Unido: Irlanda del Norte, Gales y Escocia.

La exposición al aire libre Frieze Sculpture es gratuita y ofrece al público acceder a una audioguía desde el teléfono móvil, con información y curiosidades de las obras y sus autores.