martes, 07 de diciembre de 2021

JAVIER JARAMILLO ES UN TELECO ONUBENSE QUE DESE SEPTIEMBRE DEL PASADO AÑO TRABAJA EN LA CAPITAL INDONESIA

Carolina Marín regaló la raqueta con la que ganó el Mundial a un emigrante onubense enYakarta

jaramillo2
Javier Jaramillo recibió la raqueta de Carolina Marín, tras el apoyo que le ofreció desde las gradas durante la Final.

El seguidor vestido con la camiseta del Recreativo, al que Carolina Marín dio su raqueta tras proclamarse campeona del mundo de bádminton, es un ingeniero de telecomunicaciones que trabaja en Yakarta, que no conocía personalmente a la tenista y se quedó "sin palabras".

El pasado domingo Carolina Marín se cubría el rostro con las manos tras tirarse al suelo de la pista donde acababa de conquistar su segundo título mundial y, poco después, se acercaba a la grada y daba la raqueta a un joven vestido con la camiseta del Recreativo de Huelva que no había parado de animarla.

El nuevo dueño de la raqueta de la bicampeona mundial de bádminton es Javier Jaramillo, un ingeniero de telecomunicaciones onubense que lleva desde septiembre del pasado año en Yakarta, trabajando para la multinacional Ericson.

Al enterarse de que su paisana competía en la ciudad no dudó en ir a animarla. "Lo de la raqueta fue un detallazo absolutamente inesperado", ha declarado Jaramillo, que ha añadido que se quedó "sin palabras".

"Se acercó a darnos las gracias y me la tendió. No habíamos hablado antes, porque no nos conocemos ni teníamos forma de contactar con ella", ha explicado.

En cuanto al destino de la raqueta ha asegurado que no cree que juegue con ella porque "es algo muy valioso" y que mientras esté en Indonesia la guardará "en un sitio seguro" y cuando vuelva a Huelva "la enmarcaré para que esté en un lugar visible de la casa a partir de ahora".

Sobre la final ha destacado que fue "un partido intenso" en el que sufrieron con ella, en su caso "como si de un partido importante del Recre se tratara".

Él y los otros seguidores de Carolina tenían "nervios" pero no pararon de animar hasta que llegó la victoria de la onubense sobre la india Saina Nehwal.

"Carolina es muy grande", ha expresado con admiración Jaramillo, que ha valorado que "la experiencia de ver un partido de esta magnitud en directo es muy bonita", especialmente siendo parte activa en el ambiente favorable que encontró la campeona, que supo premiar ese aliento.

Jaramillo ha relatado que acudió con tres españoles más y un venezolano, todos compañeros de trabajo, y dos amigas indonesias al pabellón, que estaba "lleno, con sobreaforo".

Ha añadido que se unieron a ellos dos chicas españolas que estaban de paso y echaron el día en la ciudad y también se sumaron tres franceses.

Como buen ingeniero de telecomunicaciones y con diez compañeros logró extender los cánticos favorables a Carolina entre todo el pabellón.

"Nos ganamos a los indonesios para que animaran con nosotros, porque indios había bastante más que españoles en la grada", ha precisado.

"El público indonesio, al vernos desgañitándonos por Carolina, empezó a seguir nuestras canciones y fue clave contar con su apoyo", ha detallado el cabecilla del grupo de animación, que tenía claro que querían que Carolina "sintiera que el público iba con ella y la verdad es que fue así"