lunes, 04 de julio de 2022

El PSOE ve apoyos suficientes para aprobar la ley de memoria democrática

congreso

Agencia EFE

El portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, ha dicho que "se dan las condiciones para sacar adelante la ley de memoria democrática", que se reactiva este miércoles con el inicio de los trabajos en ponencia, ya que cuentan con apoyos suficientes, aunque aún no hay acuerdo cerrado con ERC.

En declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso durante el pleno, el portavoz socialista ha dicho que si esta tarde está convocada la ponencia de la comisión es porque "se dan las condiciones para sacar adelante la ley de memoria democrática".

"Es un objetivo de este Gobierno y un propósito que vemos factible", ha añadido.

Aunque no ha querido desvelar los apoyos concretos con los que cuentan, ha recalcado que son "muy optimistas" tras los contactos mantenidos con los grupos parlamentarios a lo largo de estos meses para abordar la ley.

Y respecto al contenido, ha comentado que "va a prevalecer" el texto aprobado por el Consejo de Ministros con algunos "aspectos puntuales" fruto de la negociación con los grupos y que darán a conocer más adelante.

Fuentes parlamentarias esperan acelerar los trabajos de la ley de memoria democrática en la ponencia de la Comisión Constitucional que acaba de convocarse en el Congreso y apuntan a la posibilidad de someter el texto a votación en un pleno extraordinario en el mes de julio.

Por su parte, fuentes de ERC han reconocido que han seguido manteniendo contacto con el PSOE sobre la ley de memoria pero no han cerrado ningún acuerdo por el momento, por lo que su apoyo no está asegurado, mientras que EH Bildu no ha recibido respuesta de los socialistas a sus peticiones, aunque a diferencia de ERC nunca han mostrado un rechazo explícito a la ley del Gobierno.

El proyecto de ley de memoria democrática se aprobó en Consejo de Ministros en julio de 2021, tras diez meses sometido a deliberaciones, y luego llegó al Congreso, donde llevaba cerca de siete meses paralizado al no haberse activado los trabajos de la ponencia en comisión.

La ponencia de la ley de memoria democrática se reactiva después de que en noviembre finalizara el plazo de presentación de enmiendas parciales tras superar un duro debate de enmiendas totalidad en octubre con la oposición del PP, Vox y ERC, aunque por razones diferentes.

ERC planteó junto con su enmienda a la totalidad un texto alternativo porque apuesta por afianzar la memoria histórica pero no coincide con el Gobierno de coalición de PSOE y Podemos en la manera de hacerlo.

Durante la fase de presentación de enmiendas parciales, PSOE y Unidas Podemos llegaron a un acuerdo para tratar de abrir una vía que, más allá de la Ley de Amnistía de 1977, permita investigar y juzgar los crímenes del franquismo.

Para ERC este acuerdo era insuficiente y plantearon dos asuntos para negociar la ley de memoria: declarar "ilegal" el régimen franquista, al haber surgido tras un golpe de Estado, y "abrir la puerta a la reparación patrimonial" de las víctimas, para lo que considera necesario derogar al menos dos artículos de la Ley de Amnistía (el 2.E y el 2.F) o, en su defecto, el Código Penal.