sábado, 27 de febrero de 2021

PSOE y PP negocian el final del "voto rogado"

votorogadovoto-blog3

Héctor Díaz

Un encuentro discreto entre la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, y la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, trata de sacar adelante la supresión del voto rogado para los españoles en el exterior. Los dos grandes partidos han asumido el error de este sistema instaurado en el año 2011 y que, en la práctica, ha impedido que los ciudadanos que residen en otros países puedan ejercer su derecho al voto. Aunque ambas formaciones están de acuerdo en el fondo, discrepan en el modo de llevarlo a cabo.

El punto de partida del Grupo Socialista pasa porque sea la Oficina del Censo Electoral la que remita de oficio a todos los inscritos en el CERA el sobre de votación con una papeleta en blanco en la que el elector escribiría el nombre del partido votado. De esta forma, no sólo se ahorra tiempo, sino que se elimina el tedioso proceso que hay que seguir hasta ahora y que desanima a numerosos votantes. 

El PSOE y su socio de gobierno defienden la ampliación de los plazos para el depósito del voto en urna desde los 3 a los 7 días. Pero quieren mantener el sistema de identificación que les obliga a incluir en el sobre el certificado de inscripción en el censo y fotocopia del DNI. 

Por su parte el PP también quiere que la documentación electoral llegue a los inscritos en el CERA no más tarde del día de la proclamación de las candidaturas, que la documentación de las Oficinas del Censo Electoral se remita por valija diplomática a las embajadas,  y que siga un proceso de retorno similar, de tal forma que el voto por correo vaya a las embajadas y de éstas a España.

El PP pide además una actualización permanente del CERA y que se aumenten los lugares de votación incluyendo casas regionales, Institutos Cervantes o centros habilitados para ello, pero atendidos por funcionarios consulares. Y, finalmente, que el recuento del voto -en lugar de hacerse al tercer día- se retrase hasta el  quinto para tener la posibilidad de que lleguen todas las papeletas. 

Desde Ciudadanos también reclaman la eliminación de este sistema "tan dañino para nuestra democracia", pero piden a PP y PSOE que "aprovechen la reunión para hablar de una reforma de la ley electoral que haga más acorde la voluntad de los ciudadanos en las urnas con el reparto de escaños".