martes, 05 de julio de 2022

El PSOE hace un gesto con ERC y reactiva la Ley de Memoria Democrática

CeDEU con Sara Vila
Juan Manuel de Hoz, del CeDEU, en el centro, con Danthe Menes y la senadora Sara Vilá Galán, que presentó la propuesta de Ley de Descendientes

Agencia EFE

El PSOE ha hecho un gesto con ERC y reactiva mañana la ponencia de la Ley de Memoria Democrática que llevaba paralizada desde hace casi siete meses y que había distanciado a los socialistas de los republicanos ante la falta de acuerdo.

El PSOE ha reconocido que se van logrando apoyos para materializar esta ley que hace prevalecer el derecho internacional frente a la ley de amnistía de 1977, por lo que deja la puerta abierta a que los crímenes de guerra no sean amnistiables.

Una enmienda que fue pactada entre el PSOE y Unidas Podemos y que ERC veía insuficiente, ya que los republicanos siguen pidiendo una reparación económica, patrimonial y jurídica para las víctimas de la dictadura franquista.

ERC ha recordado en varias ocasiones que su formación pide declarar ilegal y "no sólo ilegítimo" el régimen franquista y en  marzo el PSOE había planteado a los republicanos una reparación patrimonial a las víctimas.

La ponencia se reactiva después de que en noviembre finalizara el plazo de presentación de enmiendas tras superar un duro debate de totalidad en octubre con la oposición del PP, Vox y ERC, aunque por razones diferentes.

El proyecto de ley se aprobó en Consejo de Ministros en julio de 2021 tras diez meses sometido también a deliberaciones.

El debate de la norma, que es una de las más importantes para  ERC, se produce cuando los socios del Ejecutivo de Sánchez en el Congreso le han pedido hoy que no gire su política hacia la derecha tras el fracaso electoral en Andalucía y cumpla con sus compromisos con los nacionalistas vascos y catalanes.

En el entorno de ERC se ha advertido de que el PSOE debería demostrar que es un partido de izquierdas y hacer algún gesto. En este caso con una iniciativa de calado para los republicanos.

Además, a este acercamiento se suma la reunión del ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, con la consellera de la Presidencia de la Generalitat, Laura Vilagrà, mañana en la Moncloa para intentar reconducir la relación entre ambas administraciones bloqueada a raíz del caso de espionaje a políticos independentistas.

Lo cierto es que la Ley de Memoria Democrática, la norma con la que el Gobierno quiere mejorar la Ley de Memoria Histórica de 2007 en aspectos como la localización de desaparecidos de la Guerra Civil y la Dictadura, cuenta con la oposición frontal del PP, Vox y de Ciudadanos.

Desde la formación naranja, el portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal, ha incidido en rueda de prensa que son contrarios a una norma que no tiene ningún beneficio respecto a la que está en vigor y que solo persigue "fines propagandísticos".