sábado, 10 de diciembre de 2022

PSOE Europa: "El gobierno y el PSOE afianzan cuatro pilares de la ciudadanía exterior"

PSOE Europa
PSOE Europa

Recientemente el gobierno ha adoptado cuatro iniciativas de alto impacto que buscan mejorar la vida de los españoles en el exterior. Hablamos de la derogación del voto rogado, de la ley de memoria democrática( LMD), la recuperación de los viajes del IMSERSO para los que no tienen la seguridad social española y la homogenización de los procedimientos para modernizar la homologación de títulos extranjeros.

Derogación del voto rogado: El pasado 4 de octubre entró en vigor la reforma que ha permitido la derogación del mismo. Dicha reforma, aprobada con un amplio consenso tanto en el Congreso de los Diputados (340 votos a favor, 1 en contra y 1 abstención) así como en el Senado (263 votos a favor), termina con una injusticia que hizo bajar la participación del 30% al 3%, atenazando el ejercicio del derecho a votar, sustento de nuestra propia democracia. El PSOE en el Exterior ha luchado desde el inicio por la restitución del mismo, en las mismas condiciones que tiene cualquier ciudadano y ciudadana española cuando vota en territorio español, para que no haya ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. Ha sido un gran paso y un gran acierto del Gobierno de coalición liderado por el PSOE, garantizando como dice el estatuto de la ciudadanía en el exterior los derechos y deberes en condiciones de igualdad con los residentes en España.

Además del voto rogado, hay otra injusticia más que afecta a los españoles en el exterior, quizás menos conocida, que es el IMSERSO. Desde hace unos años los viajes del IMSERSO se suprimieron para los jubilados en el extranjero que no tenían la Seguridad Social española, una situación que afectaba a una quincena de países europeos, según la norma vigente..

Además esos viajes son con frecuencia el único contacto que guardan con su país de origen. Desde el PSOE Exterior y en particular el PSOE Europa creemos que es otro avance importante del gobierno el haber sabido impulsarlo teniendo en mente a la ciudadanía en el exterior. Y esto es así porque tal y como les reconoce ese mismo Estatuto de la Ciudadanía en el Exterior, muchos de estos jubilados ayudaron con el envío de divisas a sufragar el déficit comercial, a equilibrar la balanza de pagos y contribuyeron a la expansión industrial de España en los años sesenta y setenta. Algo por lo que debemos estar agradecidos y no podemos olvidar.

Junto a la derogación del voto rogado y del IMSERSO, debemos recalcar la importancia de los supuestos que introduce la Ley de Memoria Democrática (LMD) para la nacionalidad de nietos y nietas nacidos fuera de España. La ley recoge dos de esos supuestos en los que están incluidos la inmensa mayoría de las nietas y nietos que facilitaría el derecho a obtener la nacionalidad española, permitiendo acceder a la misma a los hijos de españolas que se casaron con extranjeros durante la dictadura, perdiendo su nacionalidad, y a los hijos mayores de edad de los exiliados —en la norma de 2007, la Ley de Memoria Histórica, sólo podían hacerlo los hijos menores. Desde el PSOE Europa creemos que es otro gran avance y otra gran reivindicación de la colectividad en el exterior. Hay que valorar esto en su justa medida muy positivamente y como un gran logro, porque son reivindicaciones históricas que ahora serán realidad gracias al impulso de un Gobierno que siente y escucha a sus ciudadanos en el exterior.

Esto en cuanto a la vertiente de los derechos en el exterior. Como antes decíamos, no podemos olvidar ya que la otra vertiente de la LMD es el fuerte repudio al golpe de Estado y la dictadura que siguió, la ilegitimidad de los tribunales de excepción, la recuperación y salvaguarda de los valores democráticos y el reconocimiento de todas las victimas del golpe de Estado mismo. Muchas de ellas debieron exiliarse y son la memoria viva de nuestra ciudanía en el exterior en general y un activo esencial del PSOE Europa en particular.

Finalmente este Gobierno mira no sólo al pasado sino también al futuro: acaba de aprobar la reforma que acelera la homologación de títulos extranjeros. Con ello se busca modernizar y homogeneizar los procedimientos y acabar con los retrasos en las resoluciones, que tendrán que resolverse en un máximo de seis meses. Esto afecta a nuestras ciudadanas y ciudadanos en el exterior de cara a su eventual retorno, en un proceso de recaptación del talento indispensable en las circunstancias actuales para el desarrollo económico y el nuevo modelo productivo en nuestro país.

Todas estas acciones e iniciativas políticas llevan la impronta socialista. Y lo que es más, tienen mucho trabajo detrás y una labor profunda de escucha y contacto del PSOE Europa y el PSOE Exterior con nuestra ciudadanía en el exterior. Es por ello que es fundamental compartir este trabajo con todos, con la ciudadanía. Son medidas tomadas por este Gobierno pensando en ellos, en los que están fuera, pero son parte de nuestro corazón, lo cual significa que hay una sensibilidad especial. Por tanto creo que podemos decir que los hechos hablan por sí solos: el bienestar de la ciudadanía en exterior está en el ADN del Partido Socialista y así seguirá siendo. Se seguirá trabajando por ellos, por ellas, por los que sentimos cercanos aunque estén en el exterior. Siempre pensando en ellos. Y es lo más importante.