martes, 05 de julio de 2022

Podemos Latinoamérica: "Tras once largos años la ciudadanía española en el Exterior recupera su voz en las urnas"

Podemos emigración web

En los años posteriores a la crisis del 2008 el número de personas que emigró aumentó de
manera dramática – un incremento que no ha cesado desde entonces. La reforma de la Ley
Electoral aprobada por el PSOE, PP, CIU y PNV llegaba en aquel año 2011, con el número de
emigrantes disparado, y suponía un recorte en los derechos políticos de los entonces casi
1.600.000 residentes españoles en el extranjero que iban en aumento. La participación cayó
en un 80% como consecuencia de esta reforma y la voluntad política de las 2.266.187
personas con derecho a voto que residen a día de hoy en el extranjero quedó desde entonces
relegada a la irrelevancia.

La reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), será aprobada en el
Senado previsiblemente antes de verano y eliminará el “ruego del voto”, principal impedimento
para ejercer su derecho a los electores residentes en el extranjero. Los aspectos principales de
esta reforma son el envío desde la Oficina del Censo Electoral de los certificados, sobres y
documentación necesaria a todas las personas con derecho a voto, agilizando de esta forma
los plazos; también se implementa la descarga de los juegos de papeletas, habilitando
métodos telemáticos sin olvidar la brecha digital y se amplían los días para el voto en urna.

Otro aspecto fundamental de esta reforma es la actualización cada cinco años del Censo
Electoral. El envío por valija diplomática asegurará que los votos lleguen a tiempo desde el
extranjero debido a la ampliación del plazo para el escrutinio general. Hasta ahora, los votos
que llegaban después del escrutinio no se han contabilizado, siendo este un número
significativo de votos de acuerdo a nuestros análisis internos.

Para la representante de Podemos Exterior, Patricia Fesser, la aprobación de la tramitación
que pondrá fin al voto rogado es “la prueba de la importancia de que las organizaciones
políticas que estamos en las instituciones caminemos junto a los colectivos y movimientos
sociales, que son quienes sufren el impacto de las políticas que se dictan desde aquéllas. Este
logro pone de relevancia que la colaboración entre movimientos sociales y partidos políticos es
necesaria y positiva. La reforma aprobada es una victoria de la emigración organizada en
movimientos sociales y organizaciones políticas hermanas en el exterior y es el fruto de
muchísimo trabajo y una lucha mantenida desde el año 2014. Ninguna democracia digna de tal
nombre puede eliminar el derecho al voto de más de dos millones de compatriotas”.

Han sido necesarios ocho largos años de lucha y trabajo desde los movimientos sociales como
Marea Granate y organizaciones políticas como Podemos Exterior o IU Exterior. La derogación
del voto rogado lleva formando parte del programa electoral de Podemos de forma
ininterrumpida desde que concurrió por primera a unas elecciones generales en 2015.

Posteriormente presentó una iniciativa para la reforma de la Ley Electoral ya en 2018, sin
embargo ésta ha sufrido multitud de incidencias y no fue hasta la entrada de Unidas Podemos
en la coalición del gobierno progresista, que se incluyó en el acuerdo de coalición de manera
irrenunciable.

Gracias a la perseverancia de la emigración y un trabajo bien hecho por parte del equipo
negociador de Unidas Podemos, siempre de la mano de la emigración organizada, el pasado día 9 de junio se alcanzaba la casi unanimidad en el Congreso con 323 votos a favor, dos
abstenciones y un voto en contra, que permitirá pasar el trámite del Senado sin mayor dilación.
Fesser remarca que “han quedado fuera de esta reforma aspectos urgentes e importantes
como la rebaja para votar a los 16 años, o un ámbito de representación propia de la diáspora
española, la circunscripción exterior, aspectos por los que Podemos Exterior seguirá luchando
de cara a los próximos comicios de las Generales del 2023 y las Europeas del 2024”. También
recuerda que “es necesario hacer hincapié en que esta esperada y necesaria reforma
supondrá una carga de trabajo para el Personal Laboral Exterior (PLEX) a la que habrá que
acompañar con las medidas necesarias. Además, en este contexto, es necesario recordar que
el PLEX se encuentra actualmente en huelga en varias ciudades por sus condiciones
laborales, en muchos casos con más de diez años de congelación salarial y con sueldos por
debajo del salario mínimo de los países de residencia”.