lunes, 16 de mayo de 2022

El nuevo voto rogado puede estar listo en mayo con el apoyo de Gobierno y PP

 Una protesta contra el sistema de voto rogado que se exige a los emigrantes españoles.
Archivo. Una protesta contra el sistema de voto rogado que se exige a los emigrantes españoles.

Ruth del Moral - Agencia EFE

La reforma del voto rogado que persigue incrementar la participación de los españoles que residen en el extranjero podría estar lista en mayo después de que el PSOE y Unidas Podemos hayan acordado con el PP sus líneas generales, que pasan por dar opción a una papeleta descargable por internet y por habilitar nuevos puntos de votación en embajadas o similares.

La subcomisión del Congreso que estudia la reforma de la Ley Electoral Central (LOREG) y que echó andar con el primer objetivo de derogar el actual sistema de voto rogado, implantado en 2011 y que frenó la participación electoral por su elevada burocracia, está a punto de constituir su ponencia para cerrar una reforma que ha sido pactada por el PSOE, Unidas Podemos y PP.

Ampliar los plazos para el voto en las urnas y para el escrutinio, son algunas de las mejoras que han sido acordadas.

Y es que tras pasar por la comisión el presidente de la Junta Electoral Central (JEC), Miguel Colmenero, para señalar que no veía garantías en el voto telématico pero sí la opción de una papeleta descargable y un refuerzo del papel de consulados, socialistas y populares han hecho suyas la mayoría de estas propuestas.

Las enmiendas del PSOE registradas conjuntamente con Unidas Podemos coinciden casi en un 90 % con las iniciativas que propone el PP, toda vez que la reforma del voto rogado fue uno de los asuntos que pactaron cerrar el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, en su primera reunión en La Moncloa.

CLAVES DE LA REFORMA

La reforma va en la línea de que los electores puedan ver en una página web oficial las candidaturas definitivas al tiempo que estén disponibles las papeletas descargables.

También que las embajadas sean lugares habilitados para depositar el voto en las urnas, con horario de mañana y tarde, y que se pongan en marcha otros lugares complementarios. Incluso que se pueda utilizar la valija diplomática, en la medida de lo posible, para hacer llegar el voto a tiempo.

Se trata de incrementar la participación de los españoles en el extranjero después de que la reforma del voto rogado que se implantó en 2011 hiciera caer la participación de los residentes ausentes de un 30 % a un 6,8 % en las últimas elecciones generales de 2019.

Hasta ahora los residentes en el extranjero pueden votar pidiendo el voto por correo postal, lo que conlleva retrasos en la llegada de las papeletas y en los plazos legales.

En este sentido, todos los partidos presentes en la comisión están de acuerdo con retrasar plazos en votación y en escrutinio, y mientras PSOE y Unidas Podemos piden que el voto en urna se haga entre el octavo y el tercer día, ambos inclusive, anteriores al día de la elección, el PP, ERC y JxCAXT proponen que sea entre el octavo y el segundo día.

Coinciden en ampliar plazos también en el escrutinio para que no sea a partir del quinto día, sino del octavo día siguiente a la votación y que concluya no más tarde del décimo día posterior al de las elecciones.

Que los consulados garanticen los medios informáticos necesarios para la descarga del resto de la documentación precisa para votar, el proceso de precintado, recuento y elaboración del acta sea público o que las funciones de los representantes de las candidaturas concurrentes en los procesos electorales en el exterior se asimilen a las funciones de interventores y apoderados en los artículos 76 a 79 de la LOREG, son enmiendas coincidentes.

Claves de una reforma que de ser aprobada en mayo entraría en vigor en un plazo de tres meses y afectaría de lleno a las elecciones autonómicas de Andalucía, siempre y cuando no se adelanten, señalan fuentes socialistas a EFE.

"En caso contrario el nuevo voto rogado se pondría en marcha por primera vez con las elecciones generales de 2023", inciden las mismas fuentes que puntualizan que lo que no saldrá adelante serán las enmiendas de los independentistas catalanes de ERC y JxCAT que piden que se pueda delegar el voto.

NO AL VOTO DELEGADO

ERC ya registró una enmienda a la totalidad a la proposición de Ley, que fue rechazada por el pleno del Congreso, para que el español residente en el extranjero pudiera delegar su voto en una persona de su misma circunscripción en España, para cualquier tipo de comicios.

Una propuesta similar a la de JxCAT que también pide el voto delegado o electrónico especialmente para los que vivan en zonas rurales o lejanas a la oficina consular.

Los nacionalistas vascos quieren además que para la adquisición plena de miembro del Parlamento Europeo no sea necesario acatar la Constitución tras la polémica jurídica suscitada por el dirigente de ERC Oriol Junqueras, que estando en prisión, debía acatar la Constitución para ser eurodiputado.

TAMPOCO HABRÁ CAMBIOS RADICALES EN LA LOREG

Estas enmiendas de independentistas y vascos serán rechazadas con toda probabilidad en su debate en comisión, al igual que la de Ciudadanos que solicita un cambio radical en la LOREG para que la representación sea 'un ciudadano, un voto'.

La formación naranja critica que "con la mitad de votos que obtuvo Ciudadanos, ERC consiguiera 3 diputados más o que Bildu obtuviera la mitad de escaños que Cs con la sexta parte de los votos que obtuvo la formación naranja en las últimas generales".

Otras enmiendas del PNV van dirigidas a dar prevalencia a las circunscripciones electorales de las CCAA sobre la circunscripción central.

Piden que para la elección de los diputados del Parlamento Europeo cada CCAA constituya una circunscripción electoral y que Ceuta y Melilla sean consideradas conjuntamente una sola circunscripción con el fin de que cada una de las circunscripciones electorales le corresponda un mínimo inicial de un diputado.

También proponen que para presentar candidaturas se necesite al menos la firma del 0,5 % de los inscritos en el censo electoral de la circunscripción y que ningún elector pueda dar su firma para la presentación de varias candidaturas.EFE

rdm/fc