jueves, 01 de diciembre de 2022

JOSÉ LUIS ESCRIVÁ BELMONTE

Escrivá hace autocrítica y pide confianza a los españoles residentes en el exterior para solucionar sus problemas : "Os pido que veáis el vaso medio lleno"

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en el Pleno del CGCEE.

En la segunda jornada del Pleno de constitución del VIII Mandato del Consejo General de Ciudadanía Española en el Exterior se contó con la asistencia del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

Escrivá inició su alocución saludando a los consejeros, con mensaje muy directo: "estoy encantado de estar aquí, de asistir a este Pleno. Tenía grandes expectativas ante esta convocatoria, y solo con haber podido conversar con algunos de vosotros antes de entrar a esta sala, he comprobado que tenéis muchas iniciativas y un importante trabajo que hacer en este mandato, y que en ese camino nos tendréis a vuestro lado, colaborando y siendo receptivos a vuestras peticiones".

Continuó valorando lo que representan y lo que significan los españoles residentes en el exterior,  "vosotros sois los embajadores de España en vuestros países de residencia. He vivido fuera, y también he viajado mucho por asuntos profesionales, y he podido interaccionar con españoles que viven fuera de España, y con mis experiencias he podido comprobar cómo, para las personas de otros países, se tiene una muy buena imagen de España, al interactuar con los españoles que viven en el exterior".

También repasó el titular de Inclusión algunas de sus vivencias como residente en el exterior, "para mi vuestras circunstancias me son familiares porque viví unos cuantos años fuera de España. En Suiza, concretamente en Basilea, 4 años en Frankfurt, y un par de años en Ciudad de México. Y tengo una hija que actualmente vive en Oslo. Por esto, entiendo y comparto vuestras dificultades. Mi hija ha tardado 4 años en convalidar sus estudios en Estados Unidos, por lo que me son conocidas y cercanas vuestras reivindicaciones. Y dificultades que le pasaban a mi hija en Boston, me pasaban a mi en Basilea, por ejemplo, cuando tenía que desplazarme al Consulado, y tenía que hacer colas, incluso tenía que volverme sin solucionar lo que había ido a resolver, por horarios del Consulado o por dificultades con la documentación que iba a buscar o con la que tenía que aportar".

Asumiendo, con responsabilidad y un sentido autocrítico, todo el trabajo que queda por hacer por parte de la Administración española, tanto la de España como por la del exterior, lanzó un mensaje esperanzador: "estamos haciendo cosas para mejorar. Miremos el vaso medio lleno. Ayer mismo, en el Consejo de Ministros, tratamos el tema de los científicos que han tenido que emigrar en los últimos años, la búsqueda de talentos, o la recuperación de los que tuvieron que emigrar, de tal manera que vosotros, vuestras temáticas, están encima de la mesa de todos los Ministerios, y en los Consejos de ministros".

Continuó comentando algunas de las cuestiones que se le trasladaron en el breve encuentro informal que tuvo con algunos consejeros antes de entrar a la sala en la que se celebra el Pleno, refiriéndose a la breve conversación que había mantenido con la presidente del CGCEE. "Violeta Alonso, la presidenta, me hablaba hace unos minutos de la digitalización de la Administración para facilitar y agilizar las gestiones que tenéis que hacer. En este sentido, por supuesto que, cuando se ponen prioridades, y se ponen objetivos, se pueden agilizar, se pueden facilitar los procesos, y si lo hemos hecho con los emigrantes ucranianos que estamos recibiendo ¿cómo no lo vamos a hacer con vosotros?".

Sobre la digitalización dijo que "en la Seguridad Social estamos digitalizando muy deprisa, agilizando todos los procesos administrativos, y tenemos enormes márgenes en las áreas en las que hay trabajar, eso sí fuertemente, porque lo que se pretende es facilitar las gestiones que tenéis que hacer. En los planes de resiliencia, por ejemplo, se han puesto, en la Seguridad Social, incentivos para facilitar el retorno y recuperar el talento que se ha marchado de España en las últimas crisis. Y del voto rogado, ¿qué os puedo decir? Que no era aceptable que se tuviese que rogar por un derecho".

Insistió  el ministro en la invitación a los consejeros de la emigración para que, asumiendo las dificultades, que viesen la situación con un razonable optimismo. "Por lo tanto, de ese vaso medio lleno, medio vacío que os pido que veías, vamos a trabajar para seguir mejorando. En términos de derechos pensionales, por ejemplo, estamos haciendo convenios con muchos países, sobre todo con los Gobiernos de países en los que viven muchos españoles, también estamos trabajando conjuntamente con las Comunidades Autónomas, y es un hecho contrastado que en España se está creando mucho empleo. De hecho España es el país de Europa que más rápido ha recuperado el empleo a cifras previas a la pandemia".

Respecto a las comparaciones realizadas por algunos consejeros respecto a la celeridad de la Administración española a la hora de atender prioridades, (el tema de los ucranianos fue muy recurrente), destacó que "La prioridad son los españoles. Y por supuesto vosotros, aunque viváis fuera, también sois una prioridad para el Gobierno. Estamos comprometidos con crear puestos de trabajo de calidad. Se están reforzando los equipos de formación, y en esto están muy comprometidas las Comunidades Autónomas. Hay oportunidades de trabajo en España. Y en una de las áreas en las que también estamos trabajando es en comunicar, en comunicar mejor, dónde están esas oportunidades, para que haya más visibilidad del la oferta del mercado de trabajo".

Finalizó Escrivá respondiendo a las preguntas de los consejeros en un turno de palabra que se extendió durante casi una hora y en el que la práctica totalidad pidieron ayuda para sacar adelante una Ley de Nacionalidad, apoyo social en América Latina a los españoles residentes, celeridad a la hora de realizar trámites administrativos en los consulados, homogeneización  y reconocimiento de  títulos, y para que se avance en el conocimiento del castellano de  los hijos de los españoles  que residen en el exterior. También se reclamó más visibilidad al Consejo y más reuniones; así como mayor presencia de los medios de comunicación generalistas en estos encuentros. 

El ministro, que reconoció errores, carencias y problemas  aseguró que tomaba buena nota de todos ellos y se comprometió a solucionarlos : “Los problemas que se han enumerado son tan trasversales e influyen a tantos ministerios que tendremos que hacer un esfuerzo en coordinación con el resto de ministerio", dijo.