viernes, 01 de julio de 2022

Javier Oliver: "Es indispensable que se reconozca al CGCEE, se valore su importancia, y se den respuestas a los problemas que se presentan"

Javier Oliver CRE París web
Javier Oliver, consejero en el CGCEE por el CRE París, es el Secretario General de la Confederación APFERF

¿Dónde nació, y dónde vive?

Me llamo Francisco Javier Oliver Oliver, tengo 54 años, soy padre de 3 hijos, he nacido y vivo en París.

¿Con qué expectativas se incorporará al CGCEE?

Desde siempre he estado implicado en el movimiento asociativo; soy actualmente Secretario General de la Confederación APFERF que reúne a diferentes Asociaciones de emigrantes españoles en toda Francia. Me encargo en particular de la comisión de educación que se ocupa desde su origen de la promoción de las clases de lengua y cultura españolas (programa ALCE) aquí en Francia. Estas enseñanzas son fundamentales ya que permiten a los hijos/as de los españoles residentes en el exterior aprender la lengua y la cultura de sus padres y mantener vivas las raíces culturales con España, pero tienen problemas estructurales: falta de medios y profesores, locales inadaptados, grupos heterogéneos.

Para mejorar el programa mantenemos una relación estrecha con la Consejería de Educación, directora de la Agrupación, profesores y padres de alumnos.., con una reunión anual con la inspectora del programa, campaña de información con los Consulados a cada nuevo curso escolar, fiesta de fin de año, viajes de estudios a España para los alumnos más mayores.

¿Cuáles considera que, en general, son las reivindicaciones más urgentes de la ciudadanía española en el exterior?

En las ultimas elecciones a los CRE la Confederación APFERF ha presentado una lista en París, después de 16 años sin CRE; me presenté y fui elegido para el CGCEE para seguir defendiendo en Madrid los intereses de la colonia española en el exterior: anulación del voto rogado, viajes del IMSERSO para todos (este año han suprimido los viajes para los mayores que no han cotizado en España), promoción de las ALCEs, ayuda y asesoramiento de la nueva emigración que llega desde España por la crisis económica, reconocimiento del trabajo de las Asociaciones en el exterior.

Le suponemos consciente de la ralentización de los asuntos que el CGCEE tiene encima de la mesa desde hace años, y de los escasos, si no nulos avances de este órgano consultivo. ¿Qué espera del mandato que está a punto de iniciarse?

Es cierto que el CGCEE desde el origen hasta nuestros días ha tenido poco reconocimiento y que las decisiones importantes para la emigración se tomaron a espaldas y en contra del Consejo: voto rogado, clases de lengua y cultura a distancia. Esto tiene que cambiar porque el CGCEE es en la actualidad el máximo organismo de la diáspora ante el Gobierno español, que tiene que dar voz a los 2,7M españoles residentes en el exterior inscritos en los Consulados, muchísimos más en la realidad, y defender sus intereses.

Para ello es indispensable que se reconozca y valore su importancia, y que se den respuestas a los problemas que se presentan en el Consejo.