jueves, 11 de agosto de 2022

Haciendo piña en Inglaterra

Trafalgar-Square-londres
Archivo. Foto de Trafalgar Square, en Londres

La emigración española residente en la zona consular de Londres tiene por fin algo que celebrar.

La piña es una fruta muy dulce y con mucha implantación en el lenguaje. No es lo mismo, por ejemplo, ser piña para los que estáis en Perú, que hacer piña, como cuando los deportistas en equipos hacen piña, esto es, se unen en corrillo para planear sus estrategias de juego. Esta última acepción, conjunto de personas unidas estrechamente, parece provenir del catalán “fer pinya”, término referido a la concurrida base de “els Castells”, impresionantes torres humanas tan típicas de Catalunya y otras regiones del levante español, que de seguro tenemos  grabadas en la retina.

La comunidad española de origen marroquí en el sur de Inglaterra ha venido sufriendo un periodo de gran incertidumbre y mucho estrés al encontrarse atrapados en un limbo burocrático, situación que ya tuve la ocasión de comentar en mi artículo “La extraña situación de españoles de origen marroquí en la zona consular de Londres”.

El Consejo de Residentes Españoles (CRE) del Sur de Inglaterra (zona consular de Londres), al que me siento muy honrado de pertenecer, recibió, me consta que no fuimos los únicos, un número importante de quejas al respecto por parte de este colectivo de españoles.

También nuestras representantes en el Consejo General de La Ciudadanía en el Exterior y la Coalición de Españoles en Londres se hicieron eco de este problema y se interesaron de forma activa para intentar encontrar soluciones. También lo hizo, como no podía ser de otra manera, el Consulado General de España en Londres.

El CRE tiene como misión servir de mediación y vínculo entre la ciudadanía española y nuestro Consulado, siendo este caso un ejemplo de ello, ya que hemos tenido la oportunidad de colaborar; y es que hoy podemos decir que esta comunidad de españoles, con características singulares y que ahora reside fuera de España, ha conseguido salir de ese “limbo apátrida” en el que se encontraba gracias a la mediación y rápida actuación del Consulado General de Londres.

Las historias y situaciones dramáticas llaman nuestra atención, por ello está bien poder saber que alguna, como la que nos ocupa, ha tenido un final feliz.

Resulta muy gratificante poder formar parte de nuestro particular “castell británico" y poder hacer piña: ciudadanía, asociaciones e instituciones del Estado juntas para superar obstáculos y poder hacerle la vida más fácil a la emigración española. 

Sufrimos el estar lejos y el no tener cerca a seres queridos, a veces también el desarraigo de las nuevas generaciones, dificultades que se hacen más llevaderas cuando sabemos que formamos parte de una comunidad bien avenida y con unas instituciones que se preocupan, cada vez más, por garantizar nuestros derechos.

Celso López

Portavoz de Medios y Consejero del CRE del Sur del Reino Unido (Zona consular de Londres)