lunes, 16 de mayo de 2022

MANTIENEN EN PIE LA MANIFESTACIÓN CONVOCADA PARA EL 7 DE MAYO

Empleados de los consulados españoles y de la embajada en Reino Unido reducen su huelga a paro semanal

Reino Unido Embajada de España 1 web
Concentración delante de la Embajada de España en Londres

Agencia EFE

Los empleados de la embajada y los consulados de España en el Reino Unido, en huelga desde el 14 de marzo, harán a partir del jueves solo un paro de una hora semanal tras constatar avances en las negociaciones con el Gobierno español, informó hoy el comité de huelga del Personal Laboral del Servicio Exterior (PLEX).

En un comunicado, el comité explica que, tras 45 días de huelga indefinida para reclamar mejoras salariales y laborales, el martes se reunió con la directora general del Servicio Exterior, quien les presentó las soluciones propuestas por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación (MAEUEC).

"En la reunión se concretaron las medidas para paliar la pérdida retributiva de los trabajadores y se reiteró el compromiso del ministro José Manuel Albares con los sindicatos para incluir a los empleados y empleadas del PLEX en el régimen de Seguridad Social español", declara el grupo de trabajadores en su nota.

Los trabajadores consultare añaden que, si bien las iniciativas planteadas no abordan todas sus demandas, "la asamblea ha recibido positivamente estos avances" y ha apoyado "una reformulación de la huelga", a fin de "rebajar la presión que la ciudadanía española ha tenido que sufrir" por la merma de servicios y para mostrar "su predisposición al diálogo con la Administración".

La sustitución del parón total por uno semanal "queda sujeta a la puesta en marcha de las soluciones planteadas" y "podrá ser revertida en cualquier momento si así lo considera el colectivo", dicen en su nota.

Los empleados mantienen en pie la manifestación convocada para el 7 de mayo.

Los trabajadores descontentos han explicado que han sido contratados bajo la legislación británica, lo que supone que no se les aplican los aumentos salariales de que disfrutan sus colegas funcionarios amparados por el convenio colectivo español, y se rigen además por normativas locales que a veces generan agravios comparativos.

Entre otras cosas, reclaman ser adscritos a la Seguridad Social española porque la británica "es de mínimos" (se espera que las empresas o empleadores la complementen voluntariamente) y, por ejemplo, "si alguien enferma, recibe apenas 90 libras" brutas (unos 107 euros, al cambio de hoy) a la semana.