sábado, 27 de febrero de 2021

Adriana Lastra (PSOE): La derogación del voto rogado mejorará la calidad democrática

MADRID, 03/02/2021.- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo (d), conversan con la portavoz socialista Adriana Lastra (c) a su llegada a la sesión de control al Gobierno, este miércoles en el Congreso de los Diputados. La primera sesión de control al Gobierno en el Congreso desde el mes de diciembre está marcada este miércoles por la tercera ola de la pandemia, la llegada al Ejecutivo de Miquel Iceta, que se estrena en la Cámara Baja, y la campaña de las elecciones catalanas del próximo 14 de febrero. EFE/Chema Moya
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo (d), con la portavoz socialista Adriana Lastra (en el centro). EFE/Chema Moya

Agencia EFE

La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, ha incidido en que la propuesta de Ley de derogar el voto rogado y agilizar el trámite del voto de los españoles en el extranjero mejorará la calidad democrática porque aumentará la participación.

En nota de prensa, el PSOE señala que la proposición de Ley Orgánica de reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, para la regulación del ejercicio del voto por los españoles que viven en el extranjero registrada este jueves con su socio de gobierno Unidas Podemos, facilitará el voto en el exterior.

La iniciativa, que propone la modificación de los artículos 75, 103 y 107, de manera que se faciliten los procedimientos y los plazos para que los residentes en el exterior puedan ejercer su derecho al sufragio, incluye que los electores puedan descargarse telemáticamente las papeletas, lo que facilitará que se reciba la documentación en plazo.

"La complejidad de las gestiones necesarias para el voto rogado –que incluyen una duplicación de los trámites administrativos-, el breve plazo de tiempo y la dependencia de los servicios extranjeros dificulta el cumplimiento de los plazos previstos en la normativa electoral e impide el ejercicio de este derecho fundamental a un número muy elevado de ciudadanos", ha añadido Lastra.

Como consecuencia del voto rogado se produjo una participación muy baja en las elecciones generales y el PSOE explica que mientras en 2011, 2015, 2016 y 2019 menos del 10 % de los electores solicitaron o rogaron el voto como consecuencia de la complejidad del procedimiento, en 2011 antes de la reforma de esta ley la participación era del 22,9 %.