Domingo, 21 de julio de 2019

José Moya desmonta mitos sobre la emigración y su relación con la xenofobia

El profesor de la Universidad de Columbia José Moya ha desmontado este sábado en un congreso celebrado en Zamora algunos de los mitos que existen sobre la emigración y ha descartado que haya proporcionalidad entre el número de emigrantes que recibe un país y la xenofobia existente en él.

De hecho, según ha expuesto Moya, en Europa ocurre al contrario, de forma que en Hungría, donde apenas hay un cinco por ciento de emigrantes, existe el mayor nivel de rechazo a los emigrantes y por contra en Noruega, con un 19 % de inmigrantes, es de los que menos rechazo muestra su población a este fenómeno.

"Hay actitudes más negativas donde menos inmigrantes hay", ha señalado Moya, que lo ha atribuido en parte a la "demagogia política" que pone a la población en contra de los emigrantes.

También ha desmontado el mito de que la emigración genera mayor inseguridad, ya que en Estados Unidos se ha demostrado lo contrario.

Además, la percepción de la población sobre la emigración está distorsionada y más en el caso de la emigración musulmana, ya que un estudio demuestra que se piensa que el porcentaje de población musulmana es mucho mayor de la realmente existente, hasta ocho veces mayor en España, según ha indicado.

El catedrático de la Universidad de Columbia, José Moya, ha hecho esa reflexión en la conferencia de clausura de un congreso internacional sobre "el asociacionismo español de una emigración diferenciada" celebrado en el centro de la UNED de Zamora.

Ha puesto de relieve que en la emigración está el origen de diversidad lingüística, cultural e incluso de las diferentes razas, ya que la piel negra o blanca son también "un proceso histórico y no algo permanente", ha subrayado.

El profesor de la universidad neoyorquina ha recordado asimismo que el hombre es la especie más migratoria y la que más exitosa ha sido su emigración, aunque su experiencia migratoria de los dos últimos siglos ha cambiado al ser de larga distancia, masiva e internacional.

En estos casos, en los lugares de destino los salarios son entre dos y cinco veces más altos que en el sitio de partida.