Martes, 31 de marzo de 2020

Los 'hijos de la España Vaciada' siembran futuro con espigas y un vídeo

Cuatro jóvenes de Castilla y León residentes en Madrid que han creado un grupo, Hijos de la España Vaciada. EFE/Mariam A. Montesinos
Cuatro jóvenes de Castilla y León residentes en Madrid que han creado un grupo, Hijos de la España Vaciada. EFE/Mariam A. Montesinos
Jóvenes de Castilla y León residentes en Madrid han creado un grupo de 'hijos de la España Vaciada' que conciencia sobre la despoblación de la comunidad autónoma con acciones como un vídeo o un logotipo en forma de espiga con el que intentan sembrar un futuro que les permita regresar a su tierra.

El grupo ha encontrado en las redes sociales un altavoz a su labor de concienciación y su deseo de "no resignarse ni quedarse de brazos cruzados" ante el problema de la emigración, según ha expuesto en una entrevista con Efe una de las promotoras de la iniciativa, la historiadora de arte zamorana María José Pérez.

Su primera acción ha consistido en grabar un vídeo que en diez días han conseguido viralizar, al difundirlo a través de la aplicación de mensajería Whatsapp, un canal de vídeos que han creado en Youtube y las redes sociales Instagram y Twitter, con cerca de 32.000 reproducciones solo en la red de los 280 caracteres.

Con la etiqueta #QueremosPoderVolver, el vídeo, dirigido y protagonizado por integrantes del grupo de jóvenes de Castilla y León en Madrid, recoge una reflexión real que realizó un padre a través de Facebook al ver partir a su hija para buscarse un futuro en Madrid.

La grabación, de menos de dos minutos, pone de relieve el problema de la 'España Vaciada', con un mensaje final que expresa el deseo de la juventud castellanoleonesa de poder quedarse en su tierra y, la que se ha ido, "poder volver... y no solamente en Navidad".

Por el momento, en el grupo trabajan activamente unos cuarenta jóvenes de entre 18 y 35 años que residen en Madrid por motivos laborales o de estudios y que han establecido sus puntos de encuentro en las Casas de Zamora y Soria y en el Centro Segoviano en Madrid.

Entre ellos figuran Tamara Montero y Sara Martín, que tienen en común que marcharon de su casa para estudiar fuera y una vez completada su formación tampoco han podido volver por la falta de perspectivas laborales en sus especialidades en Castilla y León.

Entre los objetivos del grupo figura el de crear conciencia y llamar la atención sobre datos como el del padrón a 1 de enero de 2019, conocido el pasado viernes y que revela que Castilla y León baja por primera vez de los 2,4 millones de habitantes y pierden población ocho de sus nueve provincias, según ha advertido la joven historiadora María José Pérez.

También quieren cambiar estadísticas como la que constata que en la última década 108.000 jóvenes se han marchado de Castilla y León para buscarse un futuro o que esta comunidad autónoma está a la cabeza de España en fuga de talento, al ser la que mayor porcentaje de personas con estudios superiores se van fuera a trabajar.

Su última acción ha consistido en pedir a los usuarios de Twitter que hagan un gesto contra la despoblación e incluyan en su nombre de usuario una espiga.

"Es una forma de que la gente se pregunte el por qué de la despoblación", ha explicado María José Pérez, que ha agregado que visualizar el problema es el primer paso para cambiar mentalidades y demostrar que no es cierto que en Castilla y León exista un sentimiento generalizado de resignación.

Entre los que no resignan está Alberto Zamorano, estudiante de Ciencias Políticas y Sociología en Madrid, que ha visto en el grupo de jóvenes de Castilla y León del que forma parte una vía para luchar por el futuro de su tierra desde un lugar desde el que pueden ser escuchados.

El objetivo último de estos jóvenes, que acaban de plantar su semilla de futuro y son conscientes de que llevará tiempo que dé sus frutos, es el que revertir la situación y cambiar el final de ese anuncio de turrón en el que sólo se vuelve a casa por Navidad.