miércoles, 03 de junio de 2020

Castilla y León propondrá al Gobierno central su pase a Fase 1 el 25 de mayo

La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado. EFE/NACHO GALLEGO
La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado. EFE/NACHO GALLEGO
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado que pedirán al Gobierno que toda la Comunidad pase a la fase 1 la próxima semana, esto es a partir del lunes 25 de mayo, si se mantienen los niveles epidemiológicos y los contagios siguen bajando.

En rueda de prensa telemática tras la videoconferencia de los presidentes autonómicos con el del Gobierno, Pedro Sánchez, el titular de la Junta de Castilla y León ha dicho que "ahora es el momento de progresar e ir más rápido", aunque ha hecho un llamamiento a la responsabilidad individual en cuanto a las medidas de higiene y distancia social.

Castilla y León plantea esa salida siempre que se cumpla la evolución epidemiológica que actualmente tiene la Comunidad, en la que hay 29 de las 247 zonas de salud en fase 1, con otras 42 que se sumarán a partir del lunes 18, que suponen en torno a 300.000 habitantes, el 11 por ciento de la población regional.

Mañueco ha insistido en que para poder avanzar hay que cumplir tanto las medidas de protección y autoprotección individuales como las colectivas, en cuanto a desinfección y seguridad en el transporte colectivo, en los lugares públicos, y garantizar por ejemplo la higiene de manos en los mercados públicos.

La movilidad es una de las grandes preocupaciones de la Junta en esa marcha hacia la fase 1 y han pedido al Gobierno que "esté vigilante" y haya "un mayor control" de la movilidad entre las distintas comunidades limítrofes con Castilla y León y entre las nueve provincias esa autonomía.

El titular del Ejecutivo regional ha trasladado a Sánchez, en ese sentido, que han detectado que hay tarjetas sanitarias y recetas electrónicas de provincias de otras comunidades.

El presidente de la Junta ha defendido que la estrategia de Castilla y León de avanzar en la desescalada, desde "la prudencia, sensatez y lógica científica", por zonas básicas de salud con cero casos o menos de uno acumulados en siete días, ha sido "la adecuada", ya que ha permitido avanzar a zonas rurales que, si hubieran tenido que esperar a hacerlo con toda la provincia, no hubieran desescalado.

"Ahora hay que incorporar al pelotón al resto de las zonas rurales y urbanas", ha referido.

Fernández Mañueco ha recordado que Castilla y León, pese al alto número de contagios, ha estado en la parte baja de la horquilla de letalidad del virus, situada entre el 1-3 por ciento de muertos por contagios; y ha insistido en que ahora se trata de "prosperar, si la situación epidemiológica lo permite", ya que el virus "sigue circulando, y no hay que bajar los brazos y hay que estar alerta".