Domingo, 26 de Mayo de 2019

Cantabria evalúa las repercusiones económicas para “atenuar” un ‘Brexit’ duro

El consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Juan José Sota, ha dicho esta mañana en una jornada informativa sobre el impacto del ‘Brexit’ en la administración pública que en estos momentos el Gobierno de Cantabria está evaluando las repercusiones económicas para “atenuar” el impacto que supondría la salida sin consenso del Reino Unido de la Unión Europea.

El consejero ha manifestado que la Comunidad Autónoma tiene un “saldo positivo” de 70 millones de euros en su comercio con el Reino Unido, resultado de unas exportaciones de más de 142 millones y unas importaciones de 72 millones, por lo que para Cantabria resulta aconsejable una salida “ordenada”.

También ha dicho que un ‘Brexit’ duro afectaría al Puerto de Santander, ya que el 20% de su flujo marítimo de mercancías es con el Reino Unido y el tráfico de personas -con las conexiones mediante ferry- mueve cada año 215.000 pasajeros británicos.

El consejero ha significado que la mayor preocupación del Ejecutivo regional es la situación en la que quedarían los derechos laborales y sociales de los más de 1.500 cántabros que viven en el Reino Unido, así como de los 500 británicos que residen en Cantabria.

En la jornada se ha puesto de manifiesto que el ‘Brexit’ incidiría, asimismo, en el control de fronteras exterior, de aduanas y de aranceles. En este sentido, Sota ha explicado que, ante la posibilidad de que no haya acuerdo, el Gobierno de Cantabria trabaja en todo momento en coordinación con el Ejecutivo central, que ha puesto en marcha un plan de contingencia.

Por otro lado, el consejero se ha referido a las posibles repercusiones en el presupuesto europeo del periodo 2021-2027 en relación a los entes locales y regionales, y las consecuencias en las políticas de cohesión europea, que “defendemos y apoyamos” para que las regiones de la UE afronten la retirada del Reino Unido, con la máxima seguridad.

Finalmente, la salida sin acuerdo también podría afectar a la política agraria y a las flotas pesqueras de la cornisa cantábrica que faenan en aguas británicas, por lo que Juan José Sota ha apostado por aplicar soluciones que permitan mitigar los efectos para el conjunto de las regiones marítimas afectadas.