miércoles, 05 de octubre de 2022

LA REGIÓN INTERNACIONAL RADIO

En DIRECTO en el Diablo de Tijarafe

tijarafe
tijarafe

Danza del Diablo Bien de Interés Cultural (BIC), decreto 101/2007, de 15 de mayo de 2007 del Gobierno de Canarias. El Diablo no fue, en principio, más que uno de tantos ingenios y artilugios fabricados en Tijarafe para amenizar los actos festivos. La costumbre de los machangos floreció, con particular virulencia imaginativa, en el primer tercio del siglo XX, abonada, sin duda, por la fértil imaginación tijarafera. 

Con el paso de los años, un elemento festivo eminentemente local a pasado a convertirse, debido a su singularidad, en uno de los eventos mas populares de La Palma.

La suelta del Diablo la noche del 7 al 8 de Septiembre es esperada durante medio año y comentada durante el otro medio en toda la isla y cada vez más fuera de ella por su espectacularidad y por su integración con el público participante y espectador.

Todo esto es posible en un pequeño pueblo rural de 54 km2 y unos 2700 habitantes que ha sabido conservar celosamente esta peculiar tradición sin parangón en el resto de la isla, cuidándola del desgaste, manteniendo casi intactos elementos fundamentales desde hace, en algunos casos, mas de 80 años:

El Diablo es un Cascarón sataniforme (un cuerpo de aspecto grotesco con cuernos, rabo y un tridente) que sirve de soporte a cargas pirotécnicas. Al Diablo no se le prende fuego como a otros machangos, v.gr., los Judas.

El Diablo irrumpe bailando en la plaza de nuestra señora de Candelaria la noche del 7 al 8 de Septiembre. Los participantes se sitúan dentro de la plaza (al alcance de los fuegos pirotécnicos que arroja El Diablo) o en sus aledaños mas inmediatos, en el caso de los espectadores.

En La Palma hay un pueblo
[en] que sale el Diablo.
lo sueltan en septiembre
desde un establo.


El bicho larga fuego
que es un infi erno
lo mismo por el rabo
que por los cuernos.


Con el fuego y los cuernos
ya se ha logrado
que tengamos el pueblo
bien alumbrado.


Señores tocadores
estén atentos:
esta fiesta del Diablo
no es ningún cuento.