Martes, 22 de octubre de 2019

El presidente de Canarias pide al Gobierno un hidroavión con base permanente

Ángel Víctor Torres (2d), presidente de Canarias, tras el acuerdo alcanzado entre PSOE, Nueva Canarias, Podemos y la Agrupación Socialista Gomera. EFE/ Cristóbal García
Ángel Víctor Torres (2d), presidente de Canarias, tras el acuerdo alcanzado entre PSOE, Nueva Canarias, Podemos y la Agrupación Socialista Gomera. EFE/ Cristóbal García
El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha pedido al Gobierno un hidroavión con base permanente en las islas para la lucha contra los incendios.

El presidente, tras asistir a los actos religiosos con motivo de la festividad de la Virgen de Candelaria, ha reconocido que diversos partidos políticos, entre ellos el suyo, el PSOE en Canarias, han reclamado una base de hidroaviones en las islas, que espera que se consiga "de manera definitiva".

"Tenemos que intentar tener en Canarias algún hidroavión de manera permanente", ha indicado Torres en el primer acto en el que representa al Gobierno de Canarias como presidente.

Ha comentado que los técnicos tienen posturas encontradas, pues hay quienes creen que es mejor tener más helicópteros medianos porque cargan en pocos minutos.

Sin embargo, su capacidad es la mitad que la de un hidroavión, ha apuntado el presidente, quien ha informado de que los dos hidroaviones que viajaron a Gran Canaria por el incendio forestal que ya está controlado permanecerán en las islas.

Mientras no se produzcan otros incendios en España, los hidroaviones continuarán estacionados en Canarias ante la llegada de una ola de calor este fin de semana, ha destacado.

Debido precisamente a la ola de calor que afectará a partir de mañana a las islas, ha pedido máxima precaución, ya que hay riesgo alto de incendio en Canarias.

Ha reclamado a los ciudadanos que sean muy cuidadosos, pues los incendios se producen por una temeridad, imprudencia o acto vandálico "de un desalmado".

Sobre el incendio de la cumbre Gran Canaria, que ya está controlado después de arrasar con mil hectáreas, ha admitido que los augurios fueron malos y "pudo ser bastante peor".

"Hemos tenido suerte, sin duda pudo haber sido peor", ha aseverado el presidente.