Lunes, 30 de marzo de 2020

El Gobierno de Baleares pide que los turistas se vayan y se cierren hoteles

Turistas permanecen en sus habitaciones en Llucmajor, Mallorca. EFE/Cati Cladera
Turistas permanecen en sus habitaciones en Llucmajor, Mallorca. EFE/Cati Cladera
El Govern ha hecho un llamamiento para que los turistas nacionales e internacionales que se encuentran en Baleares abandonen el archipiélago y ha abogado por el cierre ordenado de los hoteles hasta que se supere la emergencia sanitaria por el coronavirus.

"Les daremos todas las facilidades para que puedan salir", ha afirmado en rueda de prensa la presidenta autonómica, Francina Armengol, que ha señalado que "no tiene ningún sentido" que los visitantes permanezcan en las islas "encerrados" en sus alojamientos.

Baleares bloqueará de manera inmediata la entrada o salida de ciudadanos y cerrará mientras dure el estado de alarma por el coronavirus sus puertos y aeropuertos, salvo contadas excepciones, como posibilitar que regresen a las islas los baleares que están fuera o la marcha de turistas a sus países de origen.

Tras reunirse por vía telemática con los directores de los aeropuertos y puertos de Baleares, la presidenta autonómica, Francina Armengol, ha apostado por la "restricción máxima" en el acceso a Baleares para controlar la propagación del coronavirus, con 92 casos confirmados este martes en el archipiélago.

Armengol ha avanzado en rueda de prensa que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana aprobará este martes una orden por la queda prohibido cualquier vuelo comercial o privado con las Islas Baleares desde cualquier aeropuerto nacional, salvo algunas excepciones. También se prohíben, sin salvedad, los vuelos privados nacionales e internacionales.

Además, se prohíbe que bajen pasajeros de los barcos de líneas regulares salvo los conductores de los camiones de mercancías, para garantizar así el suministro de alimentos. Tampoco puede arribar a los puertos de las islas cualquier tipo de embarcación, privada o de alquiler.

Mediante esta orden, que entrará en vigor en cuanto la publique el BOE, se garantiza que todos los residentes de Baleares que estén fueran de las islas puedan regresar a casa tras pasar los pertinentes controles sanitarios.

También se garantizará el transporte en avión por causas muy excepcionales, como el tratamiento médico imprescindible o por la realización de trabajos profesionales esenciales.

El Gobierno de España, ha subrayado la presidenta, garantiza el transporte marítimo para suministrar alimentos y bienes necesarios.

Todas estas medidas quedarán recogidas en la orden, que fija una serie de excepciones: las aerolíneas podrán operar un máximo de un vuelo diario a Palma desde Madrid, Barcelona y Valencia.

En ese vuelo especial se debe garantizar además la separación sanitaria de seguridad entre pasajeros, con la reducción del aforo que implique en cada caso.

También se autorizará un vuelo diario a las aerolíneas que tienen conexión de Barcelona y Madrid a Ibiza y Menorca.

En el caso de las conexiones dentro del archipiélago, solo habrá un vuelo diario por compañía en cada sentido, siempre con las restricciones de aforo que garanticen la seguridad sanitaria.

Los pasajeros de todos estos vuelos especiales deberán justificar la necesidad inaplazable de realizar el viaje o su residencia en las islas.

En el caso de las navieras, solo podrán transportar pasajeros la línea regular entre Ibiza y Formentera, con tres conexiones al día en cada sentido.

Adicionalmente, el ministerio habilitará al Govern a realizar controles sanitarios a todos los que lleguen a cualquier punto de Baleares.

Armengol ha subrayado que el "objetivo es claro": garantizar que el virus no se extiende con nuevos focos.

La presidenta ha señalado también que está en marcha un operativo para que regresen a sus hogares los 25.000 turistas que aún permanecen en Baleares.

Además, el Govern trabaja en el cierre de todos los hoteles y la planta vacacional de Baleares.

"De este modo, las Islas Baleares quedarán prácticamente cerradas" mientras dure el actual estado de alarma.

La presidenta ha querido agradecer el "esfuerzo enorme" que está realizando la población balear, las empresas y las familias ante esta situación de crisis".

"Es muy importante que nadie salga de casa", salvo para los casos previstos por la autoridad, ha pedido Armengol, que ha concluido: "El objetivo es volver a la normalidad cuanto antes".