Viernes, 10 de abril de 2020

Armengol explica en el Parlament las medidas del Govern para hacer frente al coronavirus

La presidenta de Baleares,  Francina Armengol
La presidenta de Baleares, Francina Armengol

 

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha comparecido esta mañana ante el Parlament para dar cuenta de la situación en las Illes Balears con referencia a la pandemia provocada por la expansión del coronavirus SARS-CoV-2 y para exponer cómo ha actuado el ejecutivo para contener los contagios, proteger a los más vulnerables y aligerar el impacto que el frenazo en la actividad económica tiene en los trabajadores, los autónomos y las empresas.

Armengol ha iniciado sus palabras expresando el pésame a los familiares y amigos de las personas que han muerto como consecuencia del coronavirus y mostrando su apoyo a quienes están sufriendo los efectos de esta enfermedad.

A continuación, ha realizado un repaso cronológico del avance del virus en las Illes Balears y de las medidas tomadas por el ejecutivo para hacerle frente y paliar sus efectos en la sociedad y en la economía, desde el 5 de febrero, cuando el Servicio de Salud de las Illes Balears creó una comisión de expertos para coordinar las actuaciones en caso de alerta por coronavirus, hasta la fecha.

Tal como ha indicado la presidenta, durante estos días las Illes Balears han tomado medidas «drásticas», que otros territorios han decretado cuando ya se había llegado a una situación mucho peor. Asimismo, ha destacado que nuestra condición insular nos permite llevar a cabo un aislamiento más efectivo, con medidas como el cierre de los puertos y aeropuertos, que ahora piden el resto de comunidades.

En el ámbito sanitario, la presidenta ha informado sobre el refuerzo de los equipos profesionales y la planificación para hacer frente a un repunte de contagios. Así pues, tal como ha recordado, el sistema de salud dispone de las camas de UCI habituales en la red pública, que se podrían duplicar en algunos hospitales, si fuera necesario, y reforzar con las de clínicas privadas. También ha recordado otras midas, como la asistencia por medio de las unidades volantes de atención a la COVID-19 (UVAC), o la realización de más de 2.000 pruebas de detección de la enfermedad, que sitúan a las Balears como la quinta comunidad que más tests ha realizado por cada 100.000 habitantes (174), un número de pruebas que aumentará significativamente esta semana, cuando el Ministerio acabe de implementar los protocolos para llevar a cabo los tests rápidos, que permitirán llegar también a los casos más leves.

En cuanto a la atención telefónica, Armengol ha indicado que se han activado doce nuevas líneas del 061, que ha pasado de atender 1.400 llamadas de media a días en los que se ha dado respuesta a hasta 19.000 llamadas. También ha repasado las medidas que han reducido en un 40 % las urgencias hospitalarias, gracias también a la concienciación de la población.

Asimismo, la presidenta ha recordado que las Balears se están preparando para un incremento muy elevado de la presión asistencial, que se producirá si el número de personas contagiadas y enfermas aumenta significativamente. Según ha explicado, el Govern está en condiciones de destinar casos de coronavirus a las clínicas privadas y al nuevo pabellón J de Can Misses, que ha acelerado la finalización de las obras para poder entrar en servicio inmediatamente. También se está trabajando con varias cadenas hoteleras que se han ofrecido para acoger servicios sanitarios en Mallorca, Menorca, Eivissa y Formentera.

«Estas medidas y estos recursos ordinarios y extraordinarios, además del aumento de profesionales, servicios y presupuesto durante los últimos años, hoy nos permiten estar preparados para afrontar el aumento de casos que prevén nuestros científicos», ha recordado la presidenta.

En el ámbito de los servicios sociales, ha informado de que se han elevado los controles en las residencias y en las viviendas tuteladas, a la vez que se han encargado 3.000 terminales de teleasistencia a la Cruz Roja para prestar apoyo a 10.500 personas en situación de dependencia. Además, desde que entró en vigor el estado de alarma, un equipo de noventa profesionales está en contacto permanente con 9.000 personas en situación de dependencia para detectar situaciones de riesgo derivadas de las limitaciones del estado de alarma y hacer un seguimiento de las mismas.

La Conselleria de Asuntos Sociales trabaja igualmente para prestar apoyo a las entidades del tercer sector, activando profesionales públicos para ayudar en las tareas de reparto de alimentos, que llegan a 500 familias. Por otra parte, después del cierre de los centros educativos, que también ha supuesto el cierre de los servicios de comedor, el Govern aprobó el viernes la distribución de tarjetas para los 6.152 niños con becas comedor, que recibirán cinco euros por día para garantizar su alimentación durante el estado de alarma.

En cuanto a las víctimas de violencias machistas, para las que el confinamiento supone un riesgo mayor, la presidenta ha anunciado que se activará una nueva línea de WhatsApp para dar respuesta a las mujeres que sufren estas dramáticas situaciones, además de incrementar la colaboración con los consejos para reforzar el apoyo a estas personas.

«La realidad nos muestra una vez más que invertir en justicia social, cohesión y derechos es el mejor camino para fortalecernos como sociedad», ha concluido.

En cuanto al transporte, la presidenta ha detallado todas las gestiones realizadas con el Estado para conseguir el cierre de los puertos y aeropuertos, con excepciones para garantizar una mínima conexión con Madrid, Barcelona y Valencia y entre islas para personas que tienen que volver a su casa o tienen que desplazarse por causas de fuerza mayor, las cuales tendrán que pasar controles sanitarios.

Por otra parte, también ha detallado las medidas impulsadas para las empresas, los autónomos y los trabajadores, medidas que complementan las impulsadas por el Estado. Entre estas medidas, ha destacado la movilización de créditos por un valor de 50 millones de euros, ampliables y a interés cero, para dotar de liquidez a las empresas de menos de 250 trabajadores. Asimismo, ha anunciado que se aprobará una convocatoria para movilizar más recursos para empresas de entre 250 y 1.000 trabajadores, entre las que se encuentran muchas de las empresas del sector turístico.

En referencia a dicho sector, la presidenta ha anunciado que el Gobierno del Estado garantizará la prestación de desempleo a todos los profesionales fijos discontinuos que todavía no habían iniciado la temporada. Con esta acción, «se protegerá a miles de trabajadores y trabajadoras de esta tierra», ha indicado.

En el apartado económico, Armengol ha recordado las gestiones hechas con las entidades financieras para que concedan crédito a interés próximo a cero y flexibilicen las condiciones para que las empresas y los particulares pueda responder mejor a sus créditos e hipotecas. La presidenta también se ha referido a las peticiones hechas al Estado para que flexibilice las reglas de estabilidad presupuestaria a fin de que las diferentes administraciones de las Illes Balears puedan destinar todos los recursos que haga faltan a dar respuesta a esta situación, y ha destacado el refuerzo de los servicios públicos y la agilización de los trámites para que todas las medidas lleguen rápidamente a trabajadores, autónomos y empresas. En este punto, ha remarcado el refuerzo de los recursos humanos que han llevado a cabo la Conselleria de Modelo Económico, Turismo y Trabajo y el SOIB para gestionar con mayor rapidez los expedientes de regulación temporal de empleo.

La presidenta del Govern ha finalizado su comparecencia dirigiéndose al conjunto de la población, de la que ha dicho que, «con su responsabilidad y actitud, nos acerca al final de esta crisis: siguiendo las instrucciones; permaneciendo en sus casas y saliendo solo cuando es indispensable; aguantando con coraje, incluso en estos momentos de duda, en que continúan confinados y ven que las cifras de contagiados aumentan». Finalmente, ha pedido firmeza, unidad, resistencia y coraje para soportar la situación de aislamiento, hasta superar esta crisis, que hará evidente que «tener unos servicios públicos fuertes y bien dotados nos hace ser mejores como sociedad».