viernes, 30 de julio de 2021

SE ESTIMA QUE DE LOS 6.592 BENEFICIARIOS, APROXIMADAMENTE LA MITAD SERÁN MUJERES Y 1.978, MENORES

El Gobierno de Asturias destina 100.000 euros para garantizar la alimentación de la población palestina refugiada en la Franja de Gaza

Asturias franja de Gaza 1 web

El Gobierno de Asturias ha aprobado una ayuda de emergencia de 100.000 euros para la organización Unrwa España, la agencia de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que trabaja con las personas refugiadas procedentes de Palestina. La partida se dedicará a garantizar el derecho a la alimentación de la población que se encuentra en la Franja de Gaza tras la escalada de violencia registrada en mayo.

La aportación del Principado sufragará la distribución de cestas con alimentos a 6.592 personas que se encuentran en situación de pobreza. El reparto se realizará a través de los catorce puntos de distribución que Unrwa tiene a lo largo de esta zona. Para la entrega, se priorizarán aquellas personas más vulnerables y las que han perdido sus casas tras los bombardeos masivos.

Las cestas se componen de 25 kilos de harina, dos de arroz, 1 litro de aceite de girasol, medio kilo de azúcar, 0,8 litros de leche, medio kilo de lentejas y 1 de garbanzos.

Se estima que del total de personas beneficiarias, aproximadamente, 3.230 serán mujeres (el 49%) y 1.978 (un 30%), menores. Dado que el promedio de estas familias cuenta con 5,6 miembros, la población beneficiaria indirecta será de, aproximadamente, 36.915 personas.

La Franja de Gaza sufrió en mayo la mayor escalada de violencia desde 2014. Los bombardeos han dejado 253 personas palestinas fallecidas  (129 civiles, de los que 66 eran menores) y 1.948 heridas (610 menores y 398 mujeres). Además, las ofensivas han dejado al menos a 800.000 personas sin acceso a agua corriente, así como 58 infraestructuras educativas dañadas y 1.042 casas y locales comerciales devastados. Además, nueve hospitales y 19 unidades clínicas han quedado parcial o completamente dañados.

La situación de pobreza cronificada de esta la población se ha visto aún más agravada a causa de los bombardeos. Por ello, la ayuda alimentaria en emergencias resulta imprescindible, ya que el 68% de los hogares se encuentran en situación de inseguridad alimentaria, más de 1,2 millones de personas.

Asimismo, las restricciones a la movilidad impuestas por la pandemia de coronavirus han amplificado el impacto de las condiciones preexistentes en la economía de Gaza. Las hostilidades en la zona suponen un riesgo para la contención de la pandemia, dadas las condiciones de hacinamiento y falta de higiene y suministros básicos.