Martes, 20 de agosto de 2019

Adrián Barbón gobernará con osadía y sin dejarse ahogar por la vieja Asturias

El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón . EFE/Alberto Morante
El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón . EFE/Alberto Morante

El presidente electo del Principado, Adrián Barbón, ha mostrado su disposición a gobernar los próximos cuatro años "con un punto de osadía y sin miedo a cometer errores", pero también "sin dejarse ahogar por los vapores de la vieja Asturias" y haciendo del diálogo una constante de esta legislatura.

Barbón (Laviana, 1979), afín a Pedro Sánchez y muy vinculado a la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, es el noveno presidente del Principado, cargo en el que toma el relevo a Javier Fernández, a quien ya sustituyó en octubre de 2017 al frente de la Federación Socialista Asturiana.

Licenciado en derecho por la Universidad de Oviedo, ha sido alcalde de Laviana durante nueve años (2008-2017), cargo que le llevó también a presidir la Asociación de las Comarcas Mineras de España.

Nada más ser investido como presidente, Barbón se ha dirigido al resto de los 45 diputados que integran la Cámara regional para asegurarles que hará una gestión "cercana, rigurosa, seria y consiente de lo que se juega Asturias" a lo largo de una legislatura en la que espera que se note también el cambio generacional.

Barbón es el primer presidente que va a tener Asturias que ya nació con la Constitución aprobada algo que, según ha señalado, tiene que notarse a la hora de hacer política y en su acción de gobierno.

"Debemos reivindicar el orgullo de ser asturianos", ha afirmado el dirigente socialista, que ha insistido en que esta legislatura debe ser la del diálogo y que con ese fin va a seguir trabajando y escuchando mucho para poder estar a la altura de las circunstancias.

En ese llamamiento ha vuelto a incluir a Podemos Asturies, formación por la que dice sentir un "profundo respeto" pero que "debe decidir qué quiere ser de mayor; si quiere ser irrelevante o influyente".

Según Barbón, la diferencia política no puede suponer bloqueos y por eso, y porque tiene "muchos amigos votantes de Podemos que no entenderían que sus votos no sirviesen para influir en la vida de los asturianos", va a seguir apostando por el diálogo.

Desde Podemos, sin embargo, la portavoz, Lorena Gil, ha considerado "grave" que Barbón haya optado por un gobierno en minoría en vez de pactar con la formación un "acuerdo programático" para implementar las "medidas de calado" que Asturias necesita "en un momento crítico".

Barbón ha sido elegido presidente cincuenta días después de haberse celebrado las elecciones autonómicas y después de que el pasado viernes no consiguiese la mayoría absoluta que se requiere para ser investido en una primera votación.

En esta segunda ronda, a Barbón le bastaba una mayoría simple para ser elegido, algo que tenía garantizado dado que la candidata popular, Teresa Mallada, rehusó optar a la Presidencia y porque en el debate de investidura el Reglamento de la Cámara asturiana impide votar en contra y sólo contempla el voto a favor o la abstención.

Mallada, que ha trasladado su felicitación al presidente electo, ha avisado de que su grupo hará un "trabajo serio y riguroso" desde la oposición para demostrar a la ciudadanía que el PP es "el que mejor puede gobernar Asturias", mientras que desde Ciudadanos su portavoz, Laura Pérez, ha señalado que mantendrá una "oposición constructiva".

Foro también buscará consensos para acordar medidas "en beneficio de Asturias", mientras que IU intentará llegar a un acuerdo de legislatura con los socialistas, según ha señalado su portavoz, Ángela Vallina.

Desde Vox, su portavoz, Ignacio Blanco, le ha pedido que se "quite ya las orejeras de ser secretario de la FSA-PSOE" y que empiece a ser el presidente de todos los asturianos, incluidos los 34.000 que votaron a esta formación a la que Barbón ha excluido a la hora de buscar consensos.