jueves, 26 de noviembre de 2020

El Gobierno de Aragón comienza las inspecciones para evitar la introducción de madera ilegal en el mercado europeo

La Dirección General de Medio Natural y Gestión Forestal ha comenzado la campaña anual de inspecciones contra la introducción de madera ilegal en el mercado europeo, dentro del Programa autonómico de control EUTR para el año 2020, que a su vez se enmarca dentro del Plan nacional de control de la legalidad de la madera comercializada.

El Gobierno de Aragón viene realizando desde 2016 controles a las empresas que comercializan madera y sus derivados (muebles, papel, elementos de construcción, etc.) a través de inspecciones tanto de la actividad in-situ como de todo el proceso de gestión. Los esfuerzos se centran en detectar aquellas empresas que no cumplen con la obligación anual de los importadores de realizar la declaración responsable de los productos importados. Otra de las infracciones frecuentes es la de no declarar la trazabilidad de los productos o la no aplicación adecuada de un sistema de diligencia debida en las compras.

Las empresas aragonesas que extraen directamente la madera del monte tienen las mismas obligaciones que los importadores, si bien su ejercicio en este caso es mucho más sencillo al comportar su actividad poco riesgo debido al control administrativo sobre los aprovechamientos forestales maderables existente en Aragón y en el resto de la UE.  

La política de la UE de lucha contra la deforestación en terceros países trata de minimizar el impacto en los países de origen de la madera como consecuencia del consumo de madera en Europa del. Para ello impone el control de las compras externas realizadas desde la UE, con la obligación legal, entre otras, para los importadores de establecer un sistema de control de riesgos (denominado sistema de diligencia debida).

La Comisión de la UE indica en su última comunicación en la materia que, si bien en Europa no hay deforestación -habiendo crecido la superficie de bosques entre 1990 y 2015 en una extensión equivalente al tamaño de Grecia-, a nivel mundial en el mismo periodo se perdió una superficie forestal cercana a 1,3 millones de kilómetros cuadrados -lo que equivale a 800 campos de fútbol por hora-, debido principalmente a la deforestación en países tropicales en desarrollo, en sus bosques primarios húmedos como es el caso de la selva tropical.

Reconoce la Comisión que la extracción de la madera no es el principal problema de fondo, estimando que el 80 % de la deforestación mundial se debe a la expansión de los terrenos agrícolas. También ganar terreno al bosque para conseguir pastos para el ganado -con el uso del fuego como principal herramienta- o la necesidad de utilización de la madera como fuente de energía para cocinar y calentarse están como causas más usuales de la deforestación en estos países. Por ello, la UE está revisando su política contra la deforestación en terceros países y se prevé una nueva normativa para 2021 que incida en las importaciones de otros productos clave para la deforestación, como la soja, el aceite de palma o la carne.

Las primeras inspecciones de 2020 del Gobierno de Aragón se han realizado junto al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) coincidiendo con una operación desarrollada a nivel estatal, europeo e internacional, en continuación de dos operaciones del mismo tipo realizadas en 2019 y coordinadas por EUROPOL e INTERPOL. La realización de actuaciones conjuntas es un ejemplo de la cooperación y coordinación en la lucha contra la madera ilegal por parte de ambas Administraciones.