Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Los jóvenes españoles en USA, un relevo de lujo

Qué dicha tuve de ver el espíritu organizativo, la vitalidad de los miembros de la Asociación ECUSA que han puesto en marcha un gran proyecto con un futuro prometedor. No se reúnen con facilidad a más de 150 científicos jóvenes españoles en el salón de actos del Instituto Cervantes, incluso con las tecnologías modernas. Pero ellos lo han hecho, con un lleno completo.

No he visto muchas veces este salón de actos tan concurrido. Cómo no, Carlos Fuentes y Sarita Montiel lo llenaron. Hoy día su director, Ignacio Olmos, también consigue llenos con las actividades de gran éxito que impulsa.

Pero estos son destacados científicos con doctorados y masters en medicina, biología, neurología, física, astronomía, ingeniería, y un largo etcétera. ¡Qué asamblea de jóvenes españoles con logros ya presentes y otros muchos futuros! Columbia University, Cornell, Sloan Kettering, Mount Sinai Hospital, Rockefeller University, Harvard, National Cancer Research Center… Sí son profesores, investigadores, o postgraduados en estos centros de renombre mundial.

En unas palabras que les dirigí desde el público al final, les mencioné que recordaba esa misma vitalidad cuando pusimos en marcha una de las asociaciones veteranas de españoles en USA, por allá en 1980. En la antigua Casa de España, no muy lejos del presente Instituto Cervantes, iniciábamos el andar de ALDEEU, la Asociación de Licenciados y Doctores Españoles en los EEUU (de la cual soy uno de los miembros fundadores). Entonces mostramos también la misma juventud y empuje. El alma que impulsaba ALDEEU era un profesor de Románicas (Enrique Fuiz Fornells) y un médico (Antonio Culebras). Había ya en aquella tanda científicos, profesores, ingenieros, y médicos. De ella fue presidente el gran neurólogo Juan Negrín, como lo fue también Mariano Esteban (más tarde Fundador del Centro de Investigaciones Biológicas de la Autónoma de Madrid). Miembro de ella fue Mariano Barbacid, como lo fueron poetas, novelistas y profesores y sí muchos científicos. ALDEEU sigue en pie con una vitalidad algo más reducida que en sus años jóvenes.

Es curioso que ECUSA inicara su marcha precisamente en el XXXIV Congreso de ALDEEU en Washington, en marzo de 2014. Empezaba bajo las alas protectoras de la veterana organización. Pero poco les ha costado levantar el vuelo por su cuenta, con fuerza incontenible. Tienen ya tres centros con actividades y proyectos que están poniéndose en marcha. Ya han conseguido más de 200 socios, en menos de un año, número que seguro se habrá engrosado con nuevos miembros ayer mismo.

El lanzamiento inicial del grupo de Washington tuvo lugar en la antigua residencia del Embajador de España. Aquella reunión fue más modesta pues se estaba poniendo a andar, pero no menos ambiciosa en sus planes a corto y largo plazo.

No se quedaron de brazos cruzados. Ya en menos de un año de funcionamiento, han organizado y celebrado sonadas conferencias, mesas redondas, encuentros y tertulias científicas en Washington y en Boston. Los temas variados de las mismas reflejan los intereses y espcialidades de los miembros de la rápidamente creciente Asociación.

En junio pasado, celebraron un encuentro en sobre “emprendedores, innovadores y empresas científico-tecnológicas”.

Poco después organizaban una tertulia en el conocido restaurante español La Taberna del Alabardero sobre el "Valor económico del español: El español como lengua científica". Lo presentaba Juan Carlos Jiménez, profesor de Economía Aplicada en la Universidad de Alcalá y profesor visitante de la prestigiosa Wharton School of Business (U de Pennsylvania).

En octubre y en la Universidad George Mason de la capital, celebró ECUSA una mesa redonda en torno al tema “Retos de la Política Científica en España”.

Es de notar que, desde su primera sesión en marzo de 2014, ECUSA ha logrado conseguir el apoyo de la Embajada de España, empezando con el del Emgajador, Don Ramón Gil de los Casares. Él hizo la presentación de la mesa redonda en Washington, como lo hizo también del evento en Nueva York ayer. Además de los científicos jóvenes partícipes en aquella mesa redonda, hubo también amplia participación de otros destacados funcionarios de la Embajada.

Siguieron otros eventos y ya en noviembre, celebraban la sesión inaugural del Capítulo de Boston de ECUSA en la Boston School of Medicine.

Quién puede dudar de que este impulso arrollador no puede ser labor de timoratos. Muy al contrario, es fruto del trabajo de gente con ideas y determinación para darles vida en la práctica.

Les siguieron otros eventos mayormenta en la zona de Washington y Boston: "Más Allá del Bench", fue el tema de una jornada encaminada a afrontar con éxito las distintas carreras profesionales dentro de la ciencia. Algo más tarde, la Doctora Susana Martínez-Conde disertaba sobre “Los engaños de la mente”.

Ya en lo que llevamos de 2015 han organizado tres conferencias en distinguidas universidades norteamericanas. El profesor Gonzalo Giribet habló en Harvard University sobre el uso de invertebrados para estudiar la teoría de la evolución. Y por su parte Adolfo Ferrando impartió una conferencia sobre la genética de las leucemias infantiles en la Universidad de Columbia de Nueva York.

Entre el excepcional talento español, científico y profesional, hay una gran personalidad, ahora Rector de la Universidad George Mason de Washington. Se trata del Profesor Angel Cabrera, español de Madrid. Ya había sido presidente de la Thunderbird School of Global Management en la Universidad de Arizona, donde tuve el gustso de conocerle durante el Congreso de ALDEEU de 2010. Es el primer rector español de una destacada universidad norteamericana. Un gran logro.

Como ejemplo personal del éxito extraordinario de este talento español, integrado en el mundo de oportunidades excepcionales de los EEUU, el Presidente Cabrera no se podía quedar corto al ofrecer una conferencia en la Embajada de España, dentro de este ciclo organizado por ECUSA. Su título lo dice todo: "Cómo han llegado las universidades de EEUU a ser las mejores del mundo y qué deben hacer para mantenerse en esta posición".

Si uno considera el apoyo que ECUSA ha conseguido ya de varias instituciones, pronto comprende su éxito arrollador. Prueba de ello, este evento estaba patrocinado conjuntamente por el Consulado General de España en Washington, la colaboración del Consejo de Residentes Españoles, la misma Asociación de Científicos Españoles en USA (ECUSA), y el patrocinio de las fundaciones Ramón Areces y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología.

Vayamos ya de nuevo al acto inaugural del Capítulo de Nueva York de ECUSA. Lo llamaron “Impulsando el talento científico español en nueva York”.

El salón de actos del Cervantes ayer rebosaba de talento, de ilusiones, esperanzas, incluso ya de grandes logros en muchos casos, de un espíritu de apoyo mutuo, y de un desbordante entusiasmo por conquistar el mundo.

Dieron la bienvenida a este nutrido público el Embajador Don Ramón Gil de los Casares, y le siguieron Raimundo Pérez-Hernández, Director de la Fundación Areces, así como José Ignacio Fernández, uno de los impulsores de la asociación desde su inicio.

Qué suerte tiene ECUSA-NY y qué gran logro para conseguir que su mentor sea nada menos que el Profesor Rafael Yuste, destacado neurobiólogo español cuyos logros en la Universidad de Columbia son ya muy conocidos. Sus palabras de apoyo y ánimo a los jóvenes científicos y sobre todo su ejemplo serán el mejor estímulo que ese talento joven pueda desear.

El presidente general de la Asociación, Ignacio Ugarte-Urra, hizo la presentación oficial del Capítulo de Nueva York. Le siguió la presidenta del Capítulo, Lidia Chico, quien se explayó más ampliamente sobre las metas que tienen en cartera. Tras de ella, intervinieron todos los cargos de la junta directiva describiendo los proyectos que se avecinan.

Una de las preocupaciones que mostraron algunos miembros del público es la problemática que se les presenta ante los impuestos en España y EEUU, así como la falta de información y asesoramiento profesional que hay sobre el tema. Solución: Ya la junta directiva ha considerado celebrar sesiones informativas con expertos que puedan clarificar esta preocupación.

Sueñan mucho y se proponen hacer mucho más. Hasta ahora han demostrado que lo que persiguen lo consiguen. ¿Por qué debía ser diferente el futuro?

Una reflexión final.

Tantos se quejan en nuestro país de la fuga de talento español en los años de la crisis. Y debo confesar que, siendo también yo fruto de otro éxodo pasado, en aquellos años de 1968, personalmente, en manera alguna la consideré como tal. Por ello, no dejo de ver un cierto tinte ideológico en ello.

Raramente se mira a los resultados de la integración de ese gran talento joven español en la vida norteamericana, así como el éxito que tienen en su gran mayoría estos jóvenes profesionales y científicos, una vez que van subiendo en la escala académica y científica de este país. No es fácil y sí es duro al principio. Pero saben superar airosamente los obstáculos.

Como ya he elaborado en otros artículos, con frecuencia nos olvidamos también de lo que he llamado “El talento retornado”. Es decir, olvidamos el enriquecimiento de la vida española con todo ese talento cuando vuelve a integrarse de nuevo a España, ya con los destacados logros alcanzados en sus largas estancias en los Estados Unidos. Estos han sido emigrantes, residentes españoles en el exterior por largas temporadas o buena parte de su vida. Y a su vuelta son retornados, enriquecidos (aunque no lo fuera en términos crematísticos) y enriquecedores. Pero incluso los que nos quedamos en el exterior como profesionales llevamos nuestra identidad española con orgullo y al triunfar lo hacemos como españoles en el exterior.