Sábado, 24 de Junio de 2017

CAMPAÑA DE PROMOCIÓN INTERNACIONAL

La sidra vasca cruza fronteras

La campaña ha querido simular una sidrería y ha utilizado un novedoso elemento de promoción, una cider truck itinerante.
La campaña ha querido simular una sidrería y ha utilizado un novedoso elemento de promoción, una cider truck itinerante.

El Consejero de Turismo, Comercio y Consumo, Alfredo Retortillo, ha participado en la presentación de la campaña de promoción internacional de sidrerías txotx, ritual gastronómico vasco, en colaboración con la Asociación de Sidreros de Gipuzkoa, Sagardoaren Lurraldea y la Asociación de Desarrollo Rural Behemendi.

Al acto han asistido, además, Denis Itxaso, Diputado de Cultura y Turismo de la Diputación Foral de Gipuzkoa; Ernesto Gasco, Concejal Delegado de Impulso Económico, Empleo, Turismo, Comercio y Hostelería del Ayuntamiento de Donostia; Ibon Aburuza, Presidente de la Asociación de Sidreros de Gipuzkoa y Nerea Lizeaga, miembro de la Asociación El Territorio de la Sidra.

La campaña está dirigida a un público extranjero, turistas amantes de la cultura, la gastronomía y la calidad a los que se quiere mostrar el txotx,un ritual que, en palabras de Retortillo, “ha trascendido nuestras fronteras. Congresistas como los que visitan esta semana la ciudad. O turistas que quieren experimentar un turismo vivencial, algo más que una simple visita, que quieren conocer y compartir la esencia de un territorio, para todos ellos está diseñada esta campaña”.

La campaña ha querido simular una sidrería y ha utilizado un novedoso elemento de promoción. Se trata de una cider truck itinerante que acompañará en su recorrido a las sidreras y sidreros productores de Gipuzkoa. El objetivo de la campaña es promocionar el turismo en las sidrerías, así como su oferta gastronómica.

“La temporada de la sidra es el mejor ejemplo de cómo un “hecho gastro” impulsa no sólo a  la restauración y la hostelería sino también las agencias de turismo receptivo, a los hoteles, al comercio y, a la vez, genera vínculos entre la cultura local y la global” ha concluido el Consejero. “Vendiendo nuestra sidra vendemos nuestra tierra y al hacerlo nos vendemos nosotros en nuestra mejor imagen”.