Martes, 19 de Junio de 2018

VENTA DEL CENTRO GALLEGO

La Xunta pugnará por las obras del Centro Gallego de Buenos Aires

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ratificó ayer el "interés" de la Xunta en preservar el patrimonio cultural del Centro Gallego de Buenos Aires y, tras remarcar que el Gobierno argentino lo sabe, advirtió de que la legislación del país es "muy limitativa para que alguien compre determinadas obras y las saque" del mismo. Los socios del Centro Gallego de Buenos Aires aprobaron el martes, en asamblea extraordinaria, aceptar la venta del edificio del centro y la cesión de la gestión de sus servicios sanitarios a la empresa española Ribera de Salud, que había hecho una oferta de 42 millones para hacerse con el inmueble y se había comprometido a invertir en su modernización.
Preguntado por el patrimonio cultural gallego del Centro -en cuya habitación 202 falleció Castelao y una de las instituciones de referencia en la emigración-, Feijóo explicó que hay "cuadros y bienes culturales de enorme trascendencia" para la comunidad, que tiene "interés" en preservarlos. Él mismo se lo trasladó  así al presidente argentino y también al embajador.
Ahora bien, incidió en que la legislación argentina tiene límites a la hora de permitir la "compra de determinadas obras" y que éstas salgan del país. Sí garantizó que la Xunta tiene "un inventario pieza a pieza" de los bienes que hay en el Centro, aunque rechazó precisar su coste. "Primero porque no lo sé y, segundo, porque no me parecería oportuno decir lo que Galicia estaría dispuesta a dar", argumentó.
Además, incidió en que "el hecho de que se venda el hospital no significa que no haya una fundación de carácter cultural que pueda pervivir" y seguir recibiendo la contribución de la Xunta para preservar las obras. De hecho, aseguró que lo que las entidades interesadas en el centro han trasladado "oralmente" a la Xunta es que "son favorables" a dejar los bienes culturales "dentro del patrimonio del centro y de los mutualistas". "Estaremos muy atentos a la evolución de ese patrimonio y si sale del Centro", señaló el mandatario gallego.
En cuanto a la atención sanitaria a los gallegos residentes en Buenos Aires, defendió que "está garantizada" -la mayoría son atendidos a través de Ospaña, la mutua de la emigración española en cuyo patronato están el Gobierno central y la Xunta- y recordó que "menos de mil" la reciben en el hospital del Centro Gallego.

Por otra parte, preguntado acerca de un informe que suspende a Galicia en relación a la prestación de servicios sociales, Feijóo respondió que él respeta las estadísticas de las distintas asociaciones, pero incidió en que "los datos oficiales" evidencian que el porcentaje de dependientes "cubiertos" supera el 80 por ciento y está por encima de la media de España.
Añadió que más de 54.000 dependientes perciben prestación en la comunidad y que, del total de prestaciones, el 78 por ciento se corresponde con servicios profesionales, también por encima de la media de España. "Estamos en un planteamiento ascendente con un compromiso que no es menor: 60.000 dependientes atendidos a finales del año 2018. A ver si somos capaces, de momento aún tenemos 54.000", esgrimió. 

La Xunta de Galicia, a través de la Secretaría General de Emigración, ha emitido  un comunicado en el que manifiesta su postura al respecto de la venta del hospital propiedad del Centro Gallego de Buenos Aires, en el que se exhiben obras de arte de la colección del centro y que, según el Gobierno autonómico, en ningún caso peligran.

En el texto, el Ejecutivo gallego asegura que "respeta" la voluntad de los socios del Centro Gallego "de seguir preservando y gestionando en Argentina, como hicieron hasta ahora, el patrimonio cultural que han adquirido a lo largo del último siglo -que incluye obras de reconocidos pintores como Laxeiro o Colmeiro- y del que son legítimos propietarios".

El hecho de que estas propiedades se queden fuera de las negociaciones de compra del inmueble son para la Xunta "un motivo más tranquilidad" de cara al futuro de las mismas e insiste en que "no hay razones para dudar ahora de la capacidad" de gestión del patrimonio cultural de un Centro Gallego que durante décadas fue referencia para la emigración en Argentina.

Asimismo, el comunicado incide en que las leyes argentinas son "muy restrictivas respecto a la salida del país de bienes culturales", lo que complicaría traerlas a Galicia, como reclaman algunas fuerzas de la oposición.

La Administración autonómica reitera que el interés de los socios del Centro Gallego es "preservar las joyas culturales que fueron sumando a su colección cultural privada durante décadas" y que el grupo interesado en su compra, conformado por la Fundación Favalora y Ribera Salud, se ha comprometido a colaborar con este fin, por lo que no hay "motivos de alarma".

En cualquier caso, el Gobierno gallego señala que "seguirá muy atento a todos los pasos" que se den en este proceso de venta.

Del mismo modo, en lo relativo a la atención sanitaria de los emigrantes gallegos en Argentina, el comunicado informa de que el Estado mantiene los instrumentos "que facilitan el acceso a la asistencia sanitaria de los emigrantes españoles" que así lo precisen, por lo que únicamente necesitarán dirigirse a la Consejería Laboral de la Embajada de España o a la delegación de la Xunta para recibir orientación en este sentido. EFE