Sábado, 18 de Agosto de 2018

ASAMBLEA 8 DE MAYO

Los socios del Centro Gallego de Buenos Aires piden prestaciones médicas y una oferta de compra

Durante la asamblea en la que participaron 25 representantes, Carmen Hermida, fue la encargada de la lectura del escrito preparado con antelación por los representantes. Foto: Imagen video Centro Gallego de Buenos Aires.
Durante la asamblea en la que participaron 25 representantes, Carmen Hermida, fue la encargada de la lectura del escrito preparado con antelación por los representantes. Foto: Imagen video Centro Gallego de Buenos Aires.

El pasado 8 de marzo volvía a celebrarse asamblea en el Teatro Castelao del Centro Gallego de Buenos Aires. Encuentro al que los socios acudieron con un buen número de exigencias, que se resumen en una: Si en 30 días no existe por parte de Rivera Salud y la Fundación Favaloro, una oferta formal de compra y no se vuelve a dar atención sanitaria a los socios, el interventor, Martín Moyano, debería tomar las medidas necesarias para que la entidad pase a concurso preventivo judicial. 

Durante la asamblea en la que participaron 25 representantes, Carmen Hermida, encargada de la lectura dal escrito preparado con antelación por los representantes, explicó: “Convoque a una nueva asamblea sólo cuando pueda presentar una propuesta firme y documentada de la parte compradora y la institución se encuentre brindando asistencia sanitaria a todos sus asociados” y advirtió que, “si esas dos condiciones no se dan en el término de 30 días corridos a partir de la fecha, que quede constancia debida en acta que esta asamblea faculta expresamente al señor interventor para la presentación en concurso preventivo judicial al Centro Gallego de Buenos Aires”.

Los socios también quisieron dejar constancia de que no aceptan más demoras, e insistieron en que si , hasta ahora, “no se ha producido ninguna oferta de carácter seria y formal de la compradora. Usted, en referencia al interventor, ha venido diciendo desde su nombramiento, y en múltiples ocasiones, que el acuerdo con la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) ya estaba en proceso de aceptación, y hoy nos encontramos con una mera expectativa”. 

Por su parte, el interventor aludió a la actual situación económica por la que atraviesa Argentina para justificar la solicitud de aplazamiento indicando que “no es menos cierto que en los últimos 15 días las variaciones en el valor del dólar han hecho que tengamos que solicitar este cuarto intermedio a fin de poder ponernos de acuerdo en la forma y las condiciones en la que se haría la venta, que se realizará en moneda extranjera”. También esgrimió como argumento que en los próximos días viajarán a Argentina representantes de Ribera Salud “y que como la operación de venta se estructuraría en torno al APE, al tomar contacto con ellos personalmente avanzaremos en la forma de cerrar la venta”. Pero no fue suficiente y no convenció. Los socios han dado su ultimátum: treinta días y ni uno más.