Sábado, 23 de Junio de 2018

SEGÚN EL INE

Ourense, la provincia de España en la que más cayó la población en 40 años

Los números son claros. El problema demográfico, uno de los grandes retos a los que toda Europa debe hacer frente, se ha convertido en una de las grandes amenazas para la provincia de Ourense, que año tras año ve como se reduce su cifra de habitantes por un saldo vegetativo (diferencia entre nacimientos y defunciones) cada vez más negativo, que ni siquiera la inmigración, al alza el último año tras una primera década de siglo en positivo, ha conseguido compensar.

En una comparativa interprovincial, Ourense es el territorio español que más población ha cedido en los últimos 40 años, casi uno de cada tres vecinos que en 1977 tenían fijada su residencia en alguno de los 92 concellos. Los datos que maneja el Instituto Nacional de Estadística, que analiza la evolución de la población cada seis meses desde la década de los 70, reflejan que justo en el momento en el que se celebraron las primeras Elecciones Generales de la democracia, habia 433.242 personas en la provincia de Ourense, mientras que en la última actualización, a 1 de julio de este año, se ha bajado ya de la barrera de las 310.000 personas (309.986), un 28,44% menos en cuatro décadas, o lo que es lo mismo, 123.256 habitantes.

El porcentaje de reducción apenas resiste comparación con otros puntos de la geografía española. Únicamente, Zamora, que en los últimos años está a la cola en todos los índices demográficos, se acerca a esta cifra, con un 26,6%, pasando de 241.210 a 177.027 residentes.

Falta de respuesta

¿A qué se puede deber esta diferencia con el resto? El profesor del Campus y experto en demografía, Alberto Vaquero, critica la falta de respuesta de las administraciones, entre otras razones.

"Algunas provincias y comunidades autónomas se han preocupado mucho antes del problema demográfico, esta cuestión no se ha abordado con la debida celeridad en Galicia, aunque parece que la situación está cambiando", explica el docente, que trata de quedarse con lo positivo para trabajar a partir de ello en una solución: "El envejecimiento no ha de verse como un problema, sino como un reto, vivir más años es un logro, pero solo sostenible con oportunidades".

Desequilibrio

En eso se han apoyado otros territorios que a lo largo de estas cuatro décadas han conseguido incrementar su población, pese a partir en 1977 con cifras similares o inferiores a las que tenía Ourense, que hace 40 años tenía 21 provincias por debajo en el ranking poblacional, mientras que ahora solo quedan 11. Castellón, Girona, La Rioja, Valladolid o Álava son algunos de los ejemplos de zonas que están ahora por encima de Ourense.

"La situación económica y las expectativas laborales condicionan esto, la capacidad de atracción tiene mucho que ver con la situación económica, la gente se mueve por esos criterios. El tejido productivo, en especial aquel de naturaleza industrial, suele ser el ideal para fijar población", sostiene Vaquero.

En Galicia, tanto A Coruña como Pontevedra tienen más población en comparación con finales de la década de los 70. Las provincias del interior, por su parte, coinciden en la caída, pero Lugo resiste con un porcentaje menor que Ourense, pese a ser el tercero en el ranking estatal, con una reducción del 19,4%. Sin embargo, pese a que Lugo partía en 1977 de unos 412.000 habitantes (por debajo de Ourense), en estos momentos tienen casi 23.000 más.