Miércoles, 13 de Diciembre de 2017

DE ORENSE

La oficina para venezolanos ya ha atendido a 180 retornados

Más de 180 personas han sido atendidas en los dos meses que lleva abierta la oficina de la Fevega (Federación de Venezolanos de Galicia) en Ourense, la primera que se abrió en Galicia, y que fue seguida por la reciente apertura de otro centro en Vigo, según los datos avanzados en la primera visita oficial a sus instalaciones.

El secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, visitó  esta oficina de asesoramiento a los retornados situada en las Galerías Proyflem de Ourense, acompañado del alcalde de la ciudad, Jesús Vázquez; la concejala se Asuntos Sociales, Sofía Godoy, y la delegada de la Xunta, Marisol Díaz. Junto a ellos, estuvieron Lorenzo González, presidente de Alma Llanera; Sonia Sánchez, directora cultural de Alma Llanera; Virgilio Morello, voluntario de la oficina de asesoramiento, y José Reza Sousa, vicepresidente de Alma Llanera.

Las gestiones atendidas en estos primeros meses de funcionamiento son ayudas de bienestar social, capacitación, búsqueda de empleo o asesoría jurídica. 

Además de los retornados en edad de trabajar, "que regresan cada vez más jóvenes", indicaba Sonia Sánchez, se está atendiendo al colectivo de jubilados (tanto gallegos retornados como venezolanos de nacimiento) que no pueden cobrar la pensión de Venezuela al encontrarse en el extranjero.

Rodríguez Miranda mostró su compromiso de "seguir apoiando" este proyecto en 2018 y se congratuló por la "colaboración institucional", tras destacar que los gallegos de Venezuela son un "obxectivo prioritario" de la Xunta, ya que el presidente, Núñez Feijóo, tiene por ellos una "sensibilidade especial". El convenio autonómico entre Fevega y Emigración es de 20.000 euros y con esta dotación se espera poder atender a los más de 18.000 venezolanos en Galicia –más de 5.000 en la provincia–, "pero tamén a xente doutras nacionalidades", dijo Miranda.

El alcalde, Jesús Vázquez, destacó la labor de los voluntarios de la oficina, ya que "tienen que calmar a veces a sus propios compatriotas, que llegan casi expulsados". 

Sonia Sánchez recordó que "hemos luchado muchos años por tener esto" y se congratuló de que "por fin se ha cristalizado" en un proyecto potente que les permita también "estar más en contacto con las instituciones de allá". 

Durante estos primeros meses de trabajo, consideran los resultados como "excelentes", y destacan la colaboración con Cáritas, Cruz Roja o Juan Soñador. "Están viniendo familias  y, gracias a la estrecha colaboración, podemos orientarlos hacia las organizaciones benéficas y sus programas", dijo Sánchez.