Miércoles, 17 de Octubre de 2018

ENCUENTRO

Miranda ensalza a José Solla como ejemplo de la aportación de la emigración a la cultura universal

José Solla (segundo por la izquierda) y Antonio Rodríguez Miranda (cuarto), durante la reunión celebrada en el despacho del secretario xeral da Emigración en Santiago de Compostela.
José Solla (segundo por la izquierda) y Antonio Rodríguez Miranda (cuarto), durante la reunión celebrada en el despacho del secretario xeral da Emigración en Santiago de Compostela.

El secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, ensalzó la obra de José Solla cómo una de las muestras más evidentes que existen hoy en día de la aportación que la emigración gallega dejó, y sigue dejando, en la cultura universal. La huella, no solo social y empresarial, dos de las más reconocidas históricamente, sino también artística de las gallegas y los gallegos residentes en el exterior supone un activo que el Gobierno gallego debe preservar y fomentar, tal como adelantó el responsable autonómico al pintor de origen gallego.

De ahí que la Secretaría Xeral da Emigración esté organizando una exposición de las obras del pintor marinense el próximo año en uno de los espacios más modernos y relevantes de la ciudad argentina de Mar del Plata, lugar de residencia actual de Solla, su Museo MAR. Allí, el público podrá disfrutar de las obras de este artista de la provincia de Pontevedra, que según él mismo confesa, “dejan constancia de su particularidad a través de un lenguaje definido, cuyo sonido habla de Galicia, de la galleguidad, de la poesía, esa que nace de la sorpresa y la intensidad, la fragilidad y la hondura, la sensualidad y la mística”.

Pero la idea del Gobierno gallego es ir más allá, y aprovechar esta muestra para establecer un hilo conductor que permita potenciar la proyección exterior de Galicia en todas sus facetas. La próxima celebración del Año Xacobeo en 2021 ofrece una oportunidad única para promocionar la cultura gallega fuera de la Galicia territorial y, al tiempo, poner en valor algunos de sus máximos exponentes, como es el caso de José Solla. 

Más cerca de Galicia
Natural de Castro, en Marín, donde nace en 1927, reside desde 1950 en Mar del Plata, en la Argentina, a pesar de que “de España nunca se separó por completo”, asegura. Sus frecuentes viajes, exposiciones y un cambio fundamental en su pintura a partir de la década de los setenta, lo vinculan por completo con sus raíces, añade el pintor, que apunta que su lazo con Galicia sigue siendo tan fuerte que últimamente trabaja y vive una buena parte del año en su tierra de origen.