Miércoles, 23 de Agosto de 2017

MOVILIDAD LABORAL ORENSANA

La mayor parte de los emigrantes de Orense obtienen empleo en Galicia

Orense sigue siendo estación de salida para muchos trabajadores, pero menos que al principio de la crisis. También es punto de destino de empleados de otras provincias, más que en los albores de la recesión del 2007. Y los que se van con contrato laboral no lo hacen lejos y los que llegan lo hacen también desde las provincias vecinas. Esa es la radiografía de la movilidad laboral orensana durante el 2016, según datos oficiales del Ministerio de Empleo.

Durante el pasado ejercicio se firmaron en la provincia 72.748 contratos a otros tantos trabajadores, de los cuales 62.504 eran para residentes en la provincia; 10.244 para empleados que llegaban de otra provincia. Y 12.807 abandonaron Orense para ir a trabajar fuera. Es decir, el saldo ha sido negativo en 2.563 personas.

Pero la evolución de los últimos años ha sido positiva, aun cuando la creencia era que a mayor crisis, mayor era el número de migraciones laborales. Un ejemplo: a finales del 2007 se habían marchado 16.726 orensanos a otras provincias y habían entrado 9.413 foráneos, con lo que el saldo negativo fue de 7.313 personas.

El informe oficial del ministerio también revela que la movilidad laboral es de proximidad. Tanto para marcharse como para venir, el resto de las provincias gallegas son las que tienen más tirón, con Madrid como comunidad foránea con más capacidad de atracción. Con algunas provincias incluso el saldo es positivo, caso de Pontevedra, en donde han encontrado empleo 3.485 personas, pero 3.903 han salido de allí para emplearse en Orense. También tiene tasa positiva León, que ha enviado a 1.121 trabajadores y para allá se han ido 726 el pasado año.

Con el resto de territorios vecinos la tasa es negativa: de A Coruña han entrado 1.806 trabajadores pero se han ido 2.396; procedentes de Lugo se han producido 1.308 altas en Orense pero se han ido 1.574. Fuera de la comunidad gallega y Castilla y León, Madrid sigue demostrando su vitalidad económica, ya que ha dado empleo a 1.382 orensanos, si bien 400 personas dejaron la capital de España por un contrato de trabajo en la provincia.