Miércoles, 26 de Julio de 2017

NUEVO ASESOR DE EMIGRACIÓN DE LA DIPUTACIÓN DE OURENSE

Manoel Carrete: "Es de justicia contar la historia de la emigración"

Nació en Cataluña, pero de padre gallego y  madre del Bierzo, Manoel Carrete siempre ejerció de galego, y como gallego se define en primer término.  Ha vuelto a Galicia, para estar mas cerca de los suyos y porque siempre  sintió "conciencia de Galicia". Aún no se ha instalado en su despacho del Centro Cultural Marcos Valcarcel, pero está encantado con tener cerca los fondo de la biblioteca de la Diputación de Ourense. "Aquí hay mucho material que se pode incorporar al Museo Galego da Emigración", asegura. Precisamente la puesta en marcha de este espacio es uno de sus primeros proyectos como asesor de Emigración de la Diputación, puesto que acaba de estrenar. 

Como asume este nuevo cargo?

Estoy muy ilusionado. Para mi es un proyecto de vida. Esto es algo por lo que luché siempre, porque soy hijo de la emigración y porque la gran epoeya de Galicia y no hay un museo dedicado a ella.

Por que es importante para Ud. que exista este museo?

Porque es imprescindible que la gente pueda ver y tocar el material de la emigración. ¿Quien no tuvo un pariente emigrante? ¿Quien no tuvo una maleta del abuelo que fue a Cuba, o a Buenos Aires o de un padre que estuvo en Venezuela?  Hay que contar estas historias porque si no parecería que los gallegos sólo estaríamos en Galicia y esa no es la realidad.  

Ud. siempre se interesó por la diáspora galega, a la que dedicó diferentes estudios. ¿Cumple  un sueño aceptando este cargo?

Si, siempre tuve muy presente la emigración. Creo que todos los trabajos que hice durante mi carrera fueron dedicados a la emigración. Todos. Mis compañeros en Barcelona decían: "es muy catalán, pero gallego?

¿Que peso tendrá en Ourense el museo, que se situará en el Pazo de Vilamarín?

El museo recogerá toda la emigración galega, pero Ourense y laa ourensanía merecen una atención especial. Por ejemplo, La Región Internacional era el periódico con el  que se comunicaba la diáspora. Mis padres fueron emigrantes en Suíza y  leían  La Región. Pero la leía un gallego, la leía un andaluz. La Región estuvo muy presente en toda a emigración europea y americana, no cabe duda. 

Dicen que “hay un gallego en la luna"...

Seguramente (risas). Cantos gallegos estuvieron en la construcción del Canal de Panamá. Hoy los panaderos que tenemos en Chile, son de A Mezquita; la gente de Viana y de Valdeorras, en La Habana.En fin, toda aquella gente que marchó de pueblos pequeños y creó grandes imperios, pero que nunca se olvidó de Galicia. Esta gente tiene que tener su espacio de recuerdo.  

Parece que va a disfrutar trabajando en este proyecto... 

Creo que es de justicia. La gente que marchó  tiene que contar su historia, una historia inbarcable. 

¿Cual sería un buen ejemplo de este material que van a recopilar?

A los que estuvieron en el Canal de Panamá les pagaban con monedas de oro, e los demás, que non eran galegos , de plata. Hay libros que lo recogen , y Galicia no sabe ello. El  inventor de la calculadora es un señor de A Estrada, Ramón Silvestre, que emigró a Buenos Aires. El del futbolín, Alexandre Campos, de Finisterre, que lo inventó en Monserrat (Barcelona). Todo eso lo hay que contar. 

¿Con tantas ideas, por donde va a empezar?

Como dice aquel, tengo que conocer los fondos de la casa, por la Diputación, que son muy buenos.